Florones y libresas

Ah, la selección de libros. ¿Imprescindible, no? Si leyéramos todo lo heredado seguiríamos formando a los pequeños en literatura+moral con los clásicos de los bancos segregados del XIX (y no pocas décadas del XX). Pero cuando uno lee esto: Vetada ‘La Caperucita Roja’ por sexista, vale la pena poner los demonios sobre la mesa. Demonios por lo endemoniada que es la espinosa en cuestión, porque ¿cómo conjugar las distintas libertades? ¿La de forjar el futuro sin cargar con los prejuicios del pasado? ¿La de vivir con la historia, no como si esta no existiera? ¿La de forjar el futuro por los caminos que no son políticamente correctos pero ser, son (como demuestra el que no tengan pocos votantes: la corrección política también está haciendo daño en las urnas)?

Personalmente yo me sitúo así: no me gusta Sant Jordi. ¿La gran fiesta del libro, que tanto se envidia desde fuera, disgusta a un escritor catalán? Sí a mí, por sus excesos, por sus superventas hilarantes, y también porque entronca con una tradición insostenible hoy de dragOnes y princesAs que merece las versiones y reversiones actuales pero que, como pasa a menudo, sencillamente ha muerto porque incluso las inversiones carecen de fuerza narrativa propia. Así que personalmente paseo por los laterales de la fiesta, si queda dinero compro libros y rosas y procuro regalarlos indistintamente, o mejor dicho: distintamente: a cada uno, a cada libresa, a cada draflor, a cada rosíncipe o prinrosa o libruego o llamétalo, lo que puedo y creo que más le vendrá, pero sin partir los derechos: flores y libros para todes. Eso no tiene cuento que yo conozca; la realidad de la calle es otra, a menudo ante todo mercantil, aunque hay puestos y más aún personas con encanto; habrá que ver, y sobre todo hacer el camino propio. Yo no cuento la leyenda de Sant Jordi porque no quiero; y las versiones, tampoco, porque en general me aburren.

¿Qué hacer pues en la biblioteca? No lo sé. Confiarse a lo viejo y a lo nuevo, diría yo; seleccionar sin vetar, a poder ser; mostrar alternativas y confiar en el sentido común, y el sentido moral, de quienes los leerán. ¿Corregir excesos sin caer en los excesos? ¿Esa clase de censura, por bienintencionada que suene, no hará lectores etiquetísicos?

Breve: en marcha la Semana del Álbum

Está en marcha la Semana del Álbum, con toda clase de actividades. Seguidle la pista, ¡y que disfrutéis!

Gina Clotet sobre la narración oral con libros

Es un vídeo muy breve, pero al menos personalmente lo que Gina dice en él me despierta mucha sintonía.

Voces Rescatadas invita a hablar a la cuentera Martha Escudero

Me ha gustado escuchar a Martha explayarse sobre los qués y porqués de narrar cuentos. La añoranza como motor de la palabra creativa y compartida, de ese trazar mundos para ti y contigo que es narrar cuentos. Y muchas sugerencias más…

la autoría triangular

Pienso, invitado (¿cuántas veces pensamos por invitación, sea de alguien para algo, o de las simples palabras que vuelan?), en los triángulos de autoría. Es vuelo por dos lados: leo que un escritor se preguntaba por su propio peso, rodeado de la creatividad de ilustradoras y editoras; ayer vi cómo dos escritor*s hacían hincapié en cómo su trabajo había sido en realidad el fruto de un diálogo –hasta el punto, poco habitual, de poner palabras a una propuesta de imágenes, y no a la inversa–. ¿Cuántos libros son de autorías? (Yo mismo caigo a menudo en el sinónimo de “autor” para decir escritor, y es sencillamente injusto.) En concreto, ¿cuántos libros son de autoría triangular, hijos de la edición, la ilustración y la escritura? Habrá también la pose, como, en el mundo del cine, todo el mundo cuenta lo fantááástico que ha sido trabajar con tal dirección o reparto. Pero también habrá, ¿y se reconoce poco?, esos hijos de esos amores.

María José Ferrada y Felipe Munita, en Abracadabra

TarjetaFelipeyMariaJose-abracadabra-sinportadas

«De la mano» porque Arianna me invitó a hacer de moderador del diálogo, así que ando buscando hilos, más los que vosotros traigáis…

“Nous camins en la poesia per a infants”

Nota: hay tantas inscripciones (¡qué bien!) que será en la biblioteca Manuel Arranz, del Poblenou, no en la Benguerel

9sCamins

El próximo 9 de mayo, el Servei de Documentació de Literatura Infantil y Juvenil de la Biblioteca Xavier Benguerel, de Barcelona, organiza un encuentro con María José Ferrada y Felipe Munita sobre “nuevos caminos en la poesía para niños”. Yo tengo la suerte de intervenir en la segunda parte. Este es el formulario de inscripción.