Archivo de la categoría: Ed. Corimbo

He admirado

Tener un blog tanto tiempo me ha servido para admirar a gusto. Aprender de otros, que te estiran a probar, o simplemente a leerlos con cariño, sabedor de que por mucho que estire no será mi terreno. A veces surgen diálogos sobre esa atracción misma, en especial si es mutua. Una de las madres a las que he admirado por su blog de educación en casa me decía, si no recuerdo mal, que le gustaban en particular las notas que recogían poemas populares con una ilustración buscada.

La voz actual del blog, supongo, es un austeri(sui)cidio. No es que no busque imágenes que vayan bien a poemas rescatados, es que hablo de álbumes sin dar más que palabras, hablo de ilustración sin mostrarla.

Otra voz que por suerte aún admiro, pues no solo no ha dejado de escribir sino que ha abierto un blog personal firme y estable, quería este blog por su regularidad. Aparente, desde luego: yo escribía irregularmente y programaba una aparición regular. En estos días publico cuando escribo, sin apariencias.

Es así porque por un lado prefiero que el blog muestre a su persona detrás, con sus vaivenes, su existencia. La crítica y la reflexión vienen siempre de una persona, de vez en cuando conviene dejarlo claro, para empezar ante uno mismo. Aparte, estoy descontento con un par de años en los que publiqué mucha imagen y poca reflexión, y desequilibrando las notas confío en reequilibrar el rumbo del barco. Además, a Austeri se la puede querer. Al menos, los que hemos querido a las 3 brujas de Solotareff. Esqueli, Escoli, Escori, Austeri.

Aquí no se fía (nadie de las recomendaciones de Navidad)

Ayer me llegó, por vía de Twitter, el enlace a una “selección” de “treinta títulos para los más pequeños de la casa”, publicada en ABC. Aparte de la alegría personal porque uno de esos libros lo ha traducido mi mujer (y, cosa rara, el editor cumple con la Ley de Propiedad Intelectual y paga derechos de autor por la traducción; así que ojalá se venda por miles), la sensación general era negativa: algunas presencias poco dignas y muchas ausencias clamorosas. Buscando datos objetivables, terminé por reducir la selección a los editores mencionados. En orden alfabético: Anaya (5), Cuento de Luz (4), Edelvives (1), Juventud (4), La Galera (3), Macmillan (2), Palabra (3), Planeta (3), Siruela (4) y SM (1).

Visto lo visto, mi enhorabuena a los servicios de márqueting de los editores recomendados repetidamente, porque han cumplido a la perfección con la labor por la que cobran: hacer llegar sus obras a los medios. Pero al periódico, una de dos: si venden publicidad, llámenla por tal nombre; y si lo que quieren es ofrecer a sus lectores selecciones mínimamente merecedoras del calificativo, antes pasen por una buena librería en la que puedan ver igualmente los catálogos de (de nuevo en orden alfabético) A buen paso, Bárbara Fiore, Coco Books, Combel, Corimbo, Cuatro azules, Ekaré, Flamboyant, FCE, Jinete azul, Kalandraka (y Factoría K), Kókinos, Libros del Zorro Rojo, Lóguez, Lumen, Media Vaca, Nórdica, OQO, Pintar-Pintar, Proteus, República Kukudrulu, Sd, Thule… y los que me dejo. Se sorprenderán muy gratamente y, de paso, no engañarán a los lectores, cuestión que tal vez figure en esa letra pequeña del periodismo que fueron los códigos deontológicos.

Visto algún comentario, añado un abrazo a los autores, ilustradores y editores recomendados en ese artículo. No va, en ningún caso, contra ellos.

El principito Puf, de Agnès Desarthe y Claude Ponti

El principito Puf, de Agnès Desarthe y Claude Ponti, es un cuento extraño, que incluye tanto una aventura para los pequeños como una propuesta para los adultos: reflexionar sobre la esencia de la educación y las ventajas de enseñar, sobre todo, a pensar con claridad. Tiene algo de cuento sapiencial, pues el valor de lo que el maestro enseña solo se comprende a posteriori; y de la tradición subversiva que identifica la sabiduría con los niños y los locos/incomprendidos. Pero todo, con un aire netamente infantil, incluso de preescolar, y páginas mayoritariamente ilustradas.

Puf nace en un país donde los nombres se eligen viendo la cara del recién nacido. Le ha correspondido un nombre ridículo, pero sus padres, los reyes, no dudan de que es el que le toca. A los dos años, le buscan un preceptor, para que en la escuela no se rían de Puf por culpa de su nombre. Eligen al maestro Ku —otro nombre ridículo—. Ku le enseñará cosas tan simples como que «uno más uno son dos» y «un gato es un gato». El chambelán, envidioso del rey y deseoso de la corona, pone al maestro en la picota y convence a los padres de organizar un engaño que demuestre que el preceptor no enseña nada útil al rey. Pero el principito Puf reflexionará, atento a los detalles, y descubrirá la trampa. Al preceptor lo han expulsado, pero se marchará satisfecho por haber sembrado una buena semilla en una tierra fértil.

El principito Puf, pp. 30-31

El principito Puf, pp. 60-61

  • Agnès Desarthe, El principito Puf. Ilustraciones de Claude Ponti. Corimbo, Barcelona, 2003. Traducción de Paula Vicens. 16,5 x 13 cm., 80 p. ISBN 84-8470-063-1.

Misterios con lupa, una selección de libros

El Club de Lectores Kirico10px-external-3.png, creado por una red de librerías españolas con especial interés en la difusión de la literatura infantil y juvenil, ha creado una selección comentada de libros de misterio llamada Misterios con lupa10px-external-3.png. Está organizada en lecturas a partir de 3, 6, 9 y 12 años; aunque algún libro vale incluso para prelectores más pequeños de 3 años, como el de Maisy en busca del tesoro pirata, de Lucy Cousins (a riesgo de que le rompan las pestañas, pero es un libro para jugar, no solo para mirar). Este es un ejemplo de ficha:

Juego de pistas en Volúbilis
Max Ducos
Lugar: Madrid
Editorial: Kókinos
Año: 2007
ISBN: 84-96629-13-9
RESUMEN
Cada casa oculta un secreto, y Villa Volúbilis no va a ser una excepción. El misterio comienza al descubrir, por casualidad, un cajón oculto donde aparece una llave con un mensaje. Así comienza una intriga, con 10 pistas encadenadas, que la niña protagonista debe ir resolviendo y que le conducen por las distintas habitaciones de la casa. El recorrido por cada una de las estancias de esta moderna mansión, inquietante y solitaria, aporta interesantes sorpresas e invita al lector a explorar su propia casa.
TEMA PRINCIPAL
Detectives.
TEMAS
Juego de pistas. Misterio. Secretos.
PERSONAJES
Niñas.

SI TE HA GUSTADO, TE GUSTARÁ

Claude Ponti. Blas y el castillo de Ani Versario. Barcelona: Corimbo, 2005

La página incluye las opciones de Comentar, Leer opiniones o Recomendar. En el apartado Kirikoteca/Histórico de libros10px-external-3.png podéis ver otras selecciones. En Librerías Kirico10px-external-3.png, el conjunto de libreros que forman parte de la red.