Archivo de la categoría: Literatura escrita por niñas y niños

Soñé

Soñé que era un banco de una plaza, en el que dejar y recoger anónimamente. Soñé que, más o menos así me llegaba, de la mano amable del autor, una propuesta de una editorial que muchos admiramos públicamente. El libro recoge sueños de niños, en su letra y con sus dibujos, sin más edición que la selección entre la multitud de materiales recopilados y la transcripción al pie para letras difíciles o accesos de pereza. Se abre Oaxaca por donde se abra, en esta ocasión por el número 93 y nos cuenta Daira, de 9 años:

Un día soñé una pesadilla.
En la escuela estaban jugando mis compañeros en la cancha y de pronto salió una bruja que nos quería quitar un poco de sangre a todos los niños. Luego de un rato se durmió de tanto buscarnos. Luego, todos hicimos una máquina que hacía portales. Entonces creamos un portal que la llevó a Júpiter, y por la falta de oxígeno la bruja murió.

Soñé que dejaba ese libro en la mesa de casa, con otras propuestas, para mis hijos y para quien pase. Como cuando armas una mesa de cuentos ante una aula, hay libros que necesitan que los presentes y otros de quien todo el mundo quiere ser amigo, porque brillan.

No soñé –como todo lo de antes, esto pasó– que la mayor de casa, ahora de 11 años, lo cogió media hora larga, sueño a sueño. Por su formación muy pronto le interesó casi más el dibujo que la narración; y como en ese campo le han exigido mucho, se admiraba del bajo nivel de ilustración algunos de su edad (su franqueza y dureza puede ser muy dura y muy franca), pero no lo soltaba. Había comunicación entre ellos y ella.

No lo soñé, esto también pasó, que una maestra muy ilusionada con el proyecto del año que viene se pidió el libro con tiempo, porque vamos a hacer uno, haremos nuestro propio libro de sueños. Y yo ya ansío que el curso que viene llegue y pase y el plan se pueda tocar en letra, dibujo y papel.

Lo voy a seguir dejando en la mesa y que sigan pasando cosas al impulso de los sueños.

  • Cosas que han pasado al hilo de Oaxaca, Media Vaca (colección Mi hermosa ciudad), 2015, un “libro de sueños” en el que “hay 99 sueños escritos y dibujados por niñas y niños oaxaqueños en los hogares, escuelas y bibliotecas de Oaxaca de Juárez, México, recolectados por Roger Omar”. ISBN 978-84-943625-5-2.

‘Los niños y la máquina del tiempo’, stop-motion de un tercer curso del CEIP Virrey Morcillo, de Villarrobledo

¿Qué hombre hace la fuente del futuro, con guitarra, en el verano del bosque?

(Pulsad para ampliar)

La cabaña de papas fritas, por Jorge

«Yo voy a inventar una cabaña de papas fritas.
Esta cabaña tiene televisión de papas con antenas de escarbadientes. Tiene comodidades para golosos. Con mayonesa, ketchup y mostaza en la heladera y puré por si acaso.
Vive en ella un hombre obeso, de muy buen gusto y que tiene siempre hambre.
Hay sillones de churrascos y alfombras de huevo frito. Y una mesada hecha de cubos de tomates.
Pero no solo eso, también las camas son de milanesa a la napolitana con queso parmesano y jamón ibérico.
Para finalizar, se complementa con un auto de hamburguesa y garage de tostadas con mermelada.
Me gustó!!!!»

¿Qué es? (Si ya lo sabes, di que ya lo sabes e invéntate otro)

¿Qué es?

(Si ya lo sabes, di que ya lo sabes e invéntate otro)

darabuc-pregunta-martes-mudo-2

darabuc-pregunta-martes-mudo

Te voli manjar, majofa polideta

Los hablantes de las lenguas románicas tenemos la suerte de poder comprender, con mayor o menor esfuerzo, varias de las lenguas que nos rodean. Despertar la curiosidad del niño por otras lenguas, sin que necesariamente deba aprenderlas formalmente, me parece sano culturalmente, aparte de los beneficios conocidos del plurilingüismo en el aspecto cognitivo. En la mediateca de lo CIRDOC podemos encontrar poemitas escritos por los más pequeños de las Calandretas (escuelas bilingües francés-occitano) L’Ametlièr y Los Falabreguièrs. Son una pequeña maravilla.

Te voli manjar
Majofa polideta
Miem miam miem miam iom!

(Te quiero comer, fresa deliciosa: ¡ñam ñem ñam ñem ñom!)

Una canilha
Sus una fuelha
Nivola roja
Solelh verd

(Una oruga sobre una hoja: nube roja, sol verde.)

Premio Joven Promesa – La Escritura Desatada

Según esta nota de EFE, Ediciones B ha convocado el premio Joven Promesa – La Escritura Desatada, para autores de entre 14 y 18 años. Una idea estupenda, mientras el concurso sea exigente con la calidad, y no quede en mera operación comercial. (Este concurso o cualquier otro, claro está. Lo digo de este por si entra dentro del ataque generalizado del márqueting a los jóvenes y más aún, a los niños.) El plazo de entrega termina el 30 de junio y el fallo será en octubre. Mucha suerte a los que se presenten.

Las bases del premio están en este pdf.