Archivo de la etiqueta: complejidad

El papel público del humanismo

Sería bueno plantear y analizar el papel público del humanismo, lo cual, entre otras cosas, llevaría a replantearse de forma crítica el significado social del conocimiento en una época en la que toda idea se instrumentaliza en beneficio corporativista, o, muchísimo peor, se demoniza o se incrimina mediáticamente porque pertenecen al otro bando, a los otros, a los que van en otra dirección (cuando lo normal es que nadie vaya a ningún lugar, a no ser que este lugar se llame complejidad).

Víctor Moreno. En La manía de leer, luego no habla de las elecciones que se avecinan cuando escribo esto, aunque por desgracia el tema de la demonización de los otros sea el recurso básico de nuestros políticos (casi de cualquier color). La cita me interesó por eso (aunque espero no caer en la retórica prolectora que tanto ofende a Moreno, confío al menos en que una de las posibilidades de usar la lectura sea aprender a tolerar otras visiones del mundo), pero me resultó irresistible por el paréntesis.

Esa complejidad de la vida quizá sea una de las razones de escribir. Lo es de las mías, a veces buscando el sentido, a veces el consuelo, a veces no sé si el desquite. Esto último, en el sentido del humor, que la convicción de trascendencia (la incapacidad de tomarse a broma) parece mala compañera de viaje en este trayecto no siempre fácil por la complejidad.

  • La manía de leer. Caballo de Troya: Barcelona, 2009, p. 57.

Ilustrar un coche con cuerpos o manos

El teatro puede aspirar a varias funciones, además de a contar una historia: a ser simbólico, y hablar de lo que no vemos, pero entendemos; a ser musical, y no hablar de nada más que de lo que sugiere; y también, en ocasiones, a ser icónico, a dibujar objetos y movimientos con medios inesperados. El grupo de danza Pilobolus se hizo especialmente famoso con su intervención en los Óscar y desde entonces ha trabajado mucho en publicidad de grandes clientes. En YouTube se pueden ver sombras para Volkswagen o este anuncio para Hyundai, que termina formando todo un coche:

Son formatos de gran complejidad que pueden encontrar ahí mismo su principal problema: en la tendencia al barroquismo, a rizar el rizo por un simple «más difícil todavía». Algo similar ocurre con el teatro de marionetas, que, en ocasiones, cumple con la maravilla técnica hasta el punto de asombrarnos, pero descuida el argumento. Por eso creo interesante esta otra apuesta, sin duda relacionada con la fama reciente de Pilobolus, pero que extrema la solución contraria: la simplicidad, y crea un coche con solo dos manos. Es el anuncio de la feria del automóvil de Fráncfort 2009.

darabuc-iaa_2009_d