Archivo de la etiqueta: poesía infantil

Álbumes subordinados a la oralidad

Habla Ana Garralón, con la capacidad crítica que es habitual en ella, de algunas ideas equivocadas sobre lo que es escribir para niños. Y le responde en parte Pep Bruno, que tampoco es manco, en concreto sobre los narradores que escriben. Además de aconsejar la lectura de esas notas, a Ana le llevaré la contraria en un punto: aparte de las confusiones entre oralidad y escritura, que en efecto tienen ritmos distintos, creo que hay un género de álbumes que nacen claramente subordinados a su uso para la explicación oral. Y que está bien que sea así. Contar con un álbum útil, con los libros en la mano, es una buena idea. Que el texto sea suficientemente simple y que la ilustración sea más una compañía que una revelación estética no son defectos, sino las condiciones para que esto funcione. Por eso hay editores que lo trabajan así y maestras que lo buscan así. Es un buen uso colectivo del libro.

Un género parecido serían los cuentos de buenas noches. Esperamos un texto asequible, repetitivo, cálido, sin una ilustración rupturista. Está bien que sea así, dentro de este género específico. No significa: «reduce todo cuento a esto, noche tras noche», sino más bien: «qué bien nos va esta forma literaria en este contexto concreto».

Luego queda pensar sobre el peso de la ilustración. Claro, idealmente tiene tanto valor como el texto, dialoga con este para armar una propuesta conjunta de mayor valor que la suma de las partes. Pero hay géneros donde esto no ocurre casi nunca, como en la poesía infantil… y tampoco se hunde nada. Hay géneros que no aspiran al todo y no por eso son imperfectos.

‘Amaranta en Venecia’, de Javier Izcue Argandoña, ilustrado por Dinah Salama

Hay pocas propuestas refrescantes en el campo de la poesía para niños: Amaranta en Venecia lo es.

Primero, por la coherencia del conjunto para crear un libro con capacidad narrativa, además de poética. Es algo cada vez más frecuente, entiendo, que el libro tenga sentido como tal, más que como simple recopilatorio de poemas aislados, y me parece una evolución positiva, propia de una concepción literaria, no «infantil».

Pero sobre todo, porque Javier Izcue busca otro tono, distinto de los ritmos y los juegos habituales. Mucho más prosaico, más asociado a la ingeniosidad natural de los niños, y en parte a las poéticas de vanguardia. Esto es muy infrecuente, creo. Y aquí, creo que se hace con acierto. Aunque no haya forma segura de pasar de la impresión subjetiva a una fundamentación razonada, yo lo atribuyo a la compensación narrativa, a la elaboración de un personaje con una forma de pensar propia, a un uso eficaz del verso libre y a los elementos puntuales de ritmo y rima.

Otro factor relevante es una propuesta estética, de Dinah Salama, también alejada de lo habitual. Esto no es novedoso en sí: tanto Kalandraka como el entorno más o menos relacionado con Antonio Ventura (Anaya, El jinete azul, Los cuatro azules) han aportado mucho al respecto. Pero vuelve a ser positivo porque recuerda que, o hablamos de creatividad, o no hablamos de nada.

darabuc-amaranta-1darabuc-amaranta-4darabuc-amaranta-7darabuc-amaranta-7bdarabuc-amaranta-10

  • Javier Izcue Argandoña, Amaranta en Venecia. Premio El Príncipe Preguntón. Ilustraciones de Dinah Salama. Diputación de Granada, Granada, 2013. 978-84-7807-079-4.

Don Sapo y don Grillo, de Carlos Reviejo

.

.

Entre luceros dorados,
está la Luna alumbrando,
luneando, luneando.

Y va contento don Sapo,
por un camino cantando,
sapeando, sapeando.

Con don Grillo se ha encontrado,
que iba su gri-gri tocando,
grilleando, grilleando.

Y ahora juntos, de la mano,
van por el camino andando,
sapeando y grilleando.

.

Del libro Abezoo, ed. SM, ilustrado por Javier Aramburu.

Si a dos calabazas huecas…

 

darabuc-halloweeen_kuerbis_knautschi.jpg

Si a dos calabazas huecas

les da risa nuestra angustia…

¿Cómo es que de sentir miedo

no quieres reírte tú?

Cajitas frutales, de Antonio Rubio

darabuc-coconut-danny-smythe.jpg

CAJITAS FRUTALES

Para guardar
el bigote de un ratón,
la cáscara
de un piñón.

Para guardar
las burbujitas de un pez,
la cáscara
de una nuez.

Para guardar
todas las horas del día,
la cáscara
de sandía.

Para guardar
de todo un poco,
una cáscara
de coco.

Antonio Rubio es un poeta de una sencillez exquisita, de los que hace creer que es fácil lo que en realidad resulta muy difícil. Tomo este poema de Versos vegetales, Anaya, p. 53. En la edición catalana del blog lo hemos utilizado para crear toda una serie de nuevas cajitas de fruta, pero todo el libro es muy recomendable.

La fotografía (también espléndida en su sencillez, a mi modo de ver) es © Danny Smythe.

Juegos de letras con Laura Devetach

La argentina Laura Devetach (Reconquista, Santa Fe, 1936) es una de las poetas más divertidas e incluso geniales de la poesía para niños en español. Se caracteriza por un uso del ritmo muy libre y poco acartonado y por una especial atención a los juegos lingüísticos, incluidos los juegos con las mismas letras, como estos tres poemas que os he traído… quitándome el sombrero. Porque al menos a mI, me chIfla tanto que aquI exIjo, armando ruIdo con los tres palos de una I InfInIta, ¡que se publIquen mIl veces todos sus lIbros!

OTOÑO

El león ruge.
Rodando llega el otoño
sobre ruedas de tres O
las uvas y las manzanas
dejan pálido al melón.
La vaca muge.
Rodando pasa el otoño
con muy pocas golondrinas.
Chisporrotean fueguitos
madurando mandarinas.
El león ruge
la vaca muge
el secreto del otoño
se descubre porque cruje.

darabuc-biene-sonnenblume-pixblogde.jpg

ZUMBONAS

Gritan en amarillo
estas flores
radares
chupasoles
convertidas en bandejas
se sirven a las abejas
que zumban
retumban
ZZZumban
la Zeta de ZuZ canZioneZ.

NO ME DUERMO

Es el miedo
tengo clavos en la cama
estoy deseando una fruta
que me ruede la garganta.
Despacito
digo uva
y por la u me gotea
el jugo de la mañana.

  • «Otoño»: lo leí en Bibliopoemes10px-external-2.png y procede de Poemas para mandar en avioncitos de papel. «Zumbonas»: AA. VV., Poemas con sol y son, Coedición Latinoamericana, 2001. «No me duermo»: Canción y pico, Buenos Aires: Sudamericana, 1998 (colección El ombligo). Podéis leer muchos poemas de Laura Devetach en la estupenda revista argentina Imaginaria10px-external-2.png. La imagen de los girasoles la he tomado de pixblog.de10px-external-2.png.

Con Shel Silverstein siempre hay peligro

Vuelvo con Shel Silverstein porque es un autor que me divierte y porque hasta ahora no había copiado ningún poema suyo en español. En esta nota podéis leer algunos en inglés; aquí, en catalán.

Silverstein era un buen humorista gráfico y caricaturista. En muchos de sus poemas ilustrados, la imagen es tan importante como la palabra. Véase si no este «Ya no hay peligro» (que tiene la gracia de un humorista puro, como Quino):

darabuc-shel-silverstein-ya-no-hay-peligro.gif

Pertenece a Batacazos, Ediciones B (col. La escritura desatada), Barcelona, 1999, traducción de Daniel Aguirre. Otro poema del mismo libro:

darabuc-shel-silverstein-extrano-restaurante.gif

Abezoo, de Carlos Reviejo y Javier Aramburu

Los libros para aprender el abecedario son relativamente frecuentes; hoy veremos uno en el que se nos propone un poema animal para cada letra, y otro día traeremos otro más fantástico, el de Potam. (¿No conocéis a Potam? ¿Cómo puede ser…?)

Sigue leyendo

María Hortensia Lacau

La argentina María Hortensia Lacau, recientemente fallecida, tras una vida muy larga de obra pedagógica y literaria, aportó frescura, imaginación y musicalidad a la poesía para niños. Leerla hoy no es vivir una revolución, pero sí disfrutar de un valor seguro, que gusta a los niños, según creo, por su carácter sencillo, vivaz y musical. Os dejo algunos poemas, que aquí juegan con la voz, imaginando una niña preguntona, algo impertinente, pero, sobre todo, curiosa.

CANCIONES DE LA PREGUNTONA
darabuc-lesezeichen-giraffe.jpg

-Señora Jirafa,
¿es cierto que usted quiere
ser más baja?

-Señor Elefante,
¿es verdad que usted quiere
ser más elegante?

-Señorita Margarita,
¿usted no se enoja
cuando alguien la deshoja?
¿Sí o no?
¡Porque si fuera yo…!

-Y usted, señora Cenicienta,
¿fue tan buena, tan buena
como se cuenta?

Fuente: País de Silvia, Kapelusz, Buenos Aires, 1962, pp. 6, 38 y 49.

El boletín de ALIJA dedicó un artículo a la figura de Lacau; podéis leerlo en Imaginaria10px-external-3.png. Allí se cita algún otro poema, como este:

¡QUÉ SUEÑO!

Y vino don Topo Topón
que es muy dormilón,
y se quedó dormido
vestido
con traje y bastón.
Y se quedó dormido
lirón y lirón
arriba de siete colchones
y de un almohadón.

Más información y más poemas en la estupenda (y añorada) revista Cuatrogatos10px-external-3.png. La imagen de la girafa se toma de Pritt.de10px-external-3.png.

Mirta Aguirre (Cuba, 1912-1980)

Mirta Aguirre es una autora inteligente y divertida que juega con el lenguaje a placer: a placer del autor, claro, pero también de los lectores.

LA PÁJARA PINTA

Pájara pinta,
jarapintada,
limiverde,
alimonada.

Ramiflorida,
picoriflama,
rama en el pico,
flor en la rama.

Pájara pinta,
pintarapaja,
baja del verde
del limón baja.

darabuc-shark-puppet.jpg

EXPIACIÓN

Al tiburón Tiburo
le duele un diente;
pero ningún dentista
acepta el cliente.
A mares llora.
Y la marea, en la costa,
sube a deshora.

DOÑA IGUANA

Por la mañana,
girandolilla,
va Doña Iguana
con su sombrilla,
giradorola,
puesta en la cola.

Señora Iguana
de Varadero,
girandolana,
girandosoles,
con un sombrero
de caracoles.

Con una saya,
girandolaya,
de espuma fina;
con su abanico,
girandolina,
verde perico.

Girandulera,
si te doy piña,
dame una pera.
Girandochuela,
para una niña
que va a la escuela.
Una manzana,
girandolana,
y una ciruela.

  • Fuentes: LA PÁJARA PINTA: Si ves un monte de espumas y otros poemas, antología de poesía infantil hispanoamericana preparada por Ana Garralón e ilustrada por Teresa Novoa, Anaya, Madrid, 2000. EXPIACIÓN: AA. VV., Poemas con sol y son, Coedición Latinoamericana, 2001. DOÑA IGUANA: Doña Iguana, Gente Nueva, La Habana, 1982, pp. 2-5 (enlace10px-external-3.png). El tiburón es un títere de guante que vi en una tienda llamada littlelearners10px-external-3.png.

Tiempo de poesía, con Quico Rovira

… Por el contrario, Alicia y Manuel prefieren resguardarse del sol y buscan una sombra. Aquí, bajo la gran sombrilla, organizan unos juegos de primera. Hoy juegan a los camareros y sirven chocolate frío a cuantos se acercan.

Té, chocolate, café
para servirle a usted.
No se enoje, señor José,
que mañana le traeré
un pan francés,
amasado con los pies
en el año treinta y tres.

(Popular)

Con una estructura narrativa simple y sin pretensiones, y en el marco general de las cuatro estaciones y el paso del tiempo, se van enlazando poemas breves y fáciles, en su mayoría de origen popular y próximos a las coplas, a las canciones de corro y retahílas de juego, alguna adivinanza; en general a las composiciones sencillas que podríamos hallar en aquel estupendo El libro del folklore infantil, de doña Carmen Bravo-Villasante.

El libro se centra en la tradición española, y eso puede ser un defecto cuando hablamos cruzando fronteras, a través de la red, a todos los dominios de nuestra lengua común. Pero tiene una virtud grande, que son las ilustraciones de Quico Rovira. Es un ilustrador clásico; Rovira no es rompedor, ni moderno, ni abstracto, ni dibuja los dos ojos y los dos brazos en el mismo lado del cuerpo. No va a introducir a los niños en los misterios (a veces fabulosos, a veces del todo insondables) del arte moderno, posmoderno y lo que se lleve ahora. Pero es un maestro de la acuarela y, sobre todo, de la dulzura, la ternura y la simpatía. No son palabras que suelan figurar en la crítica literaria, como si al crítico, que es un señor implacable y adusto, vestido de negro, le doliera que alguien le viese un sonrojo en las mejillas. Por mi parte, crítico o lector, pitufo gruñón o Me-gustan-las-flores, lo que debo decir es que no he visto aún un solo libro (o un puzzle o un juego) ilustrado por Rovira que no merezca la pena y no guste a los niños.

Recopilación y textos de Roser Ros
Ilustraciones de Quico Rovira
Barcelona: Timun Mas (Grupo CEAC), 2002
94 páginas ilustradas a color.
ISBN: 84-480-1925-3
Para pequeños lectores

Reseñas de La vieja Iguazú

Estas son las reseñas de La vieja Iguazú de las que tengo noticia. (Existe una nota paralela para Ojobrusco.)

1. Antonio A. Gómez Yebra, en Diario Sur
2. Cuadernos de literatura infantil y juvenil
3. «Lucas Estevan», en Heraldo de Aragón
4. Luis Daniel González, en Bienvenidos a la fiesta

Las reproduzco a continuación. (Si no las viérais, pulsad aquí.)

Sigue leyendo