Archivo de la etiqueta: Mar Benegas

La poesía infantil, en ‘El País’

Javier Salvatierra ha publicado en El País un artículo acertado sobre la poesía infantil: El momento de la poesía para niños. Buscándole peros, quizá faltan editores —el CEPLI ha sido un buen motor, con la colección Luna de Aire y los estudios de Pedro Cerrillo y otros;* Anaya siempre ha dado mucho peso a la poesía en su catálogo, tanto de autores clásicos como modernos, con buena ilustración—, y, como reparo menos importante, quizá alguno ha colado un gol —no veo que la poesía sea de veras relevante en el catálogo de Edebé, pero que me corrijan en lo que convenga—. Y en cuanto a dar en el blanco, entiendo muy acertado que las voces principales sean las de Xosé Ballesteros, por Kalandraka, que ha aportado al género su revolución ilustrada a todo gas, y la de Mar Benegas, que en lo que yo veo, es la dinamizadora más incansable del género.

*A mí me ha editado el CEPLI; creo que eso no influye en mi valoración, pero dicho queda.

Anuncios

‘La sabana africana’, de Mar Benegas y Guridi

darabuc-mar-benegas-guridi

  • A lo bestia. Poemas de Mar Benegas ilustrados por Guridi. República Kukudrulu, Madrid, 2011. Próxima edición ampliada en Litera, Valencia, 2014.

Taller online de poesía infantil, por Mar Benegas

darabuc-taller-mar-benegas

República Kukudrulu, a tener en cuenta (y presentación el 19-N)

(Pulsad para ampliar)

República Kukudrulu es un sello especializado en álbumes, casi recién nacido al mundo editorial, pero que merece mucho la pena tener en cuenta. Dirigido por Mar Benegas, la primera selección de voces promete y cumple: Germán Machado, Pablo Albo, Ana Tortosa. (Y la propia Mar Benegas, de la que hablaré en nota aparte, dado que este blog presta especial atención a la poesía y su A lo bestia es muy divertido).

De Germán Machado no es preciso hablar aquí, puesto que en este blog ha publicado toda una serie de poemas sobre la fauna de su país y he reseñado Zipisquillas. El señor Dino Ache y el canario dorado es una apuesta fuerte, con un texto que no lo desvela todo y una ilustración nada «infantil», en el mal sentido de la palabra, el de ilustración pobre y previsible; el trabajo de Fernando de la Iglesia resulta de lo más sugerente. Narra la historia de un señor «esquivo y enigmático» que se oculta de los crepúsculos, del alba como del anochecer. La aparición del canario dorado cambiará su vida, sin que el lector pueda descender gratis del plano metafórico al intelectivo: deberá interpretar los hechos para llegar a un sentido propio. (Nota al margen: personalmente discrepo de la maquetación del álbum, que a mi entender subordina la imagen a unos grandes recuadros de texto de un blanco hiriente.)

Pablo Albo requiere aún menos presentación. Maestro de la narración oral y favorito de incontables bibliotecas y escuelas, su producción literaria es ya numerosa y muy recomendable se coja por donde se coja, tanto por su chispa rodariana como por su pericia constructiva. (Buscando elementos negativos a su obra, solo sé de mi espejo: algún padre que lo odia cordialmente cuando llega esta temporada de los primeros fríos y el cuento pedido para cada cena es, invariablemente, La sopa quema). Bolsillo nos habla de la ausencia desde la magia cotidiana. ¿Qué no cabe en los bolsillos de las batas de las madres de una cierta edad? Cabe todo eso, y más. «Cuando lo acabamos de montar…», se nos dice, en referencia al abuelo, que ha ido saliendo por piezas. Imposible de leer sin una sonrisa, la ilustración de Lucía Serrano opta por el humor y la ternura, en línea clara. (Nota al margen: discrepo, ahora solo secundariamente, de la justificación centrada del texto, que crea algunas líneas extrañas y no siempre aclara dónde terminan los diálogos.)

De Ana Tortosa diré poco, aunque sí sería preciso hablar de sus textos en este blog, porque su literatura del sentimiento (que no sentimentalismo), a menudo con expresión poética, tiene un lugar propio en la producción literaria reciente, y más en combinación con ilustradores particularmente seleccionados. (Hasta ahora, personalmente, debo decir que sus libros me han invitado más a perderme en los pensamientos que a reproducirlos aquí. Valga el excurso para aclarar que no figurar aquí, incluidos varios autores y editores que han tenido la amabilidad de enviarme libros de los que he disfrutado, no supone crítica, sino mero silencio, y este nace de causas diversas.) Prometo enmendar este silencio sobre sus libros. En Kukudrulu ha publicado Mariluna, con ilustraciones de Nicoletta Tomás.

21J: Presentación de la editorial República Kukudrulu y su primer libro: ‘El señor Dino Ache y el canario dorado’, de Germán Machado y Fernando de la Iglesia