Archivo de la etiqueta: Antonio Santos

Nueva colección de Los cuatro azules

Luisa Fontán, Carmen Segovia, Julio Llamazares y Antonio Santos. Pulsad para ampliar

Anuncios

Presentación de Gruvi en Panta Rhei (22 oct.)

darabuc-gruvi

Historia de la resurrección del papagayo, de Eduardo Galeano y Antonio Santos

darabuc-galeano-santos-papagayo-zorro-rojo-cubiertaHistoria de la resurrección del papagayo, de Eduardo Galeano y Antonio Santos, es un cuento mítico sobre la capacidad creativa del hombre (o quizá de algunos hombres) a partir de las emociones. Como es un cuento de Galeano, exhibe opciones ideológicas muy claras que contrastan con las mayoritarias de la tradición: el creador no es Dios ni un dios, sino un hombre; no es noble ni erudito, sino un humilde alfarero; y no es blanco, sino negro. La editorial, Libros del Zorro Rojo, indica que se trata de una leyenda del nordeste brasileño; desconozco qué cuota de autoría corresponde en concreto a Galeano, pero sea como fuere, no desmerece lo que uno espera de este autor particularmente conocido como voz crítica. El cuento se había publicado antes en Las palabras andantes (1993).

La historia está contada con gran sencillez (no como cuento acumulativo, pese a que en cierta medida lo es). «El papagayo cayó en la olla que humeaba. Se asomó, se mareó y cayó. Cayó por curioso y se ahogó en la sopa caliente. / La niña, que era su amiga, lloró. / La naranja se desnudó de su cáscara y se le ofreció de consuelo. El fuego que ardía bajo la olla se arrepintió y se apagó. Del muro se desprendió una piedra. El árbol, inclinado sobre el muro, se estremeció de pena, y todas sus hojas se fueron al suelo.» Es una cadena de reacciones de pesar, que continuará hasta alcanzar al hombre (que se queda sin palabras). En ese punto, «el alfarero de Ceará quiso saber» y, tras enterarse de lo ocurrido, «reunió toda la tristeza. Y con esos materiales, sus manos pudieron renacer al muerto». Pero ahora no tenemos un papagayo verde y monótono, sino el de vivos colores heredados de todos los que le han dado su pesar: «plumas rojas del fuego y plumas azules del cielo y plumas verdes de las hojas del árbol…»

Las ilustraciones de Antonio Santos nacen también de las manos de un artista que da forma a materiales, aunque no son esculturas de barro como las del alfarero de Ceará, sino de madera. ¿El ilustrador está reivindicando la autonomía de su lenguaje? Santos trabaja con figuras grandes, pocas por página y de gran nitidez, estáticas o de poco movimiento.

darabuc-galeano-santos-papagayo-zorro-rojo-1

darabuc-galeano-santos-papagayo-zorro-rojo-3

  • Eduardo Galeano y Antonio Santos, Historia de la resurrección del papagayo. Libros del Zorro Rojo, Barcelona y Madrid, 2008. Cartoné, 21 x 28 cm, 24 pp. ISBN: 978-84-92412-22-8.
  • Imágenes del blog de Libros del Zorro Rojo

El nuevo Noé, de Gerald Durrell

El nuevo Noé, de Gerald Durrell, es un libro de la etapa de «coleccionista» de animales (léase «cazador y comprador de animales para los zoos»). Es una mezcla de anécdotas sobre ese trabajo y sobre la vida animal, cuya trama no es novelesca, sino autobiográfica. Interesa porque es difícil aburrirse con Durrell (a quien no le aburran los animales), por lo que cuenta (toda una etapa de la trastienda de la historia de los zoos, además de una faceta singular de la relación entre la Europa rica y otras zonas del mundo) y quizá también por lo que no cuenta (es interesante preguntarse qué no se narra en el libro). La segunda mitad del libro, por otro lado, transcurre en América del Sur (la Guayana, la Pampa y el Chaco); la primera mitad, en el Camerún británico (hoy parte de Nigeria).

Sigue leyendo

Lo que Noé no se llevó, de Enrique Cordero

Se ha publicado Lo que Noé no se llevó, de Enrique Cordero, premio Luna de Aire de 2008. Se abre con una carta de Noé a la que sigue este ovillejo dedicado a uno de los animales que «Noé no se llevó» por no tener pareja en el momento clave:

.

OVILLEJO DE LA OVEJA VIEJA

—¿Por qué bala aquella oveja?
—Se queja.

—¿Es que no tiene pareja?
—Es vieja.

—¿Y no hay novio que la escoja?
—Es coja.

—Ahora entiendo su congoja:
perdió su antigua frescura,
y en su amarga desventura,
se queja por vieja y coja.
.

El libro, que ha sido ilustrado por Pilar Campos, abandona el formato de las dos tintas (que había caracterizado hasta ahora a la colección, y que, pese a sus limitaciones evidentes —o quizá por ello, aunque el riesgo era sin duda muy alto— había permitido juegos tan gozosos como el de Antonio Santos). Dejo la imagen correspondiente al ovillejo inicial:

darabuc-enrique-cordero-pilar-campos-lo-que-noe-no-se-llevo
Por otro lado, comparto la sugerencia de Pedro Villar: un lomo gris y fino es algo casi imperceptible en una estantería, por lo que convendría indicar en él el nombre de los autores y el título del libro.

Felicidades de nuevo a Enrique y mi deseo de que estos versos humorísticos («Romance del búho miope», «Canción del cangrejo cojo», «Cuplé de la ardilla oculista», «Endecha del chucho maltrecho»…) encuentren muchos lectores.

Talleres de ilustración con Antonio Santos y Emilio Urberuaga

darabuc-ilustrarte-antonio-santos.jpg
.

Del 22 al 24 de febrero, la escuela Ilustrarte organiza un taller de fin de semana con Antonio Santos, titulado “Lo que la fotografía esconde” (de donde tomo la imagen); y del 1 al 7 de marzo, con Emilio Urberuaga, el taller “Cómo se hace un álbum”.

En Babar podéis leer dos entrevistas con Urberuaga, de 1994 y 1999; y una reseña de Pancho, de Antonio Santos, que entre otros muchos libros ha ilustrado también Rima rimando.

Rima rimando, de Carlos Lapeña y Antonio Santos

darabuc-rima-rimando-carlos-lapena-cepli.jpgCarlos Lapeña obtuvo el premio Luna de aire, en su cuarta edición, con Rima rimando (poemas de 10 por 3). Su libro es el más exigente de la colección en lo que respecta a los aspectos formales: recupera el género de los ovillejos e incluye asimismo diez espinelas y diez coplas reales. Pero esta precisión métrica se logra sin destrozar la sintaxis, con una aparencia de sencillez casi pasmosa. El resultado puede no ser fácil para algunos lectores infantiles, pero hace reflexionar y a mi entender compensa el mayor esfuerzo de la lectura.

Las ilustraciones, de Antonio Santos, utilizan cartulinas recortadas y tinta y dan una imagen muy distinta, completamente anticlásica, tanto de los poemas como del conjunto del libro, dado que hay una ilustración por poema. La imagen que he seleccionado abajo corresponde a la décima «El veneno».

CUALIDADES

¿Quién corre que se las pela?
La gacela.
¿Quién resiste, aunque se arruga?
La tortuga.
¿Quién es fuerte y musculoso?
Pues… el oso.

En este mundo asombroso,
todos tienen su valía,
como muestran cada día
gacela, tortuga y oso.

darabuc-carlos-lapena-antonio-santos-rima-rimando.jpg

OTRO CUEN-

Voy a contarte otro cuen-:
Una gotita de llu-
cayó en un extraño lu-,
era una cálida fuen-
con el agua muy calien-.
La gota se dio un buen ba-,
se frotó bien con el ja-,
mas la pobre se consti-,
¡era gota de agua frí-!
Y se envolvió en la toa-.