La vieja Iguazú

Nota de enero de 2010: iré trasladando la información sobre La vieja Iguazú a este otro enlace.
darabuc-la-vieja-iguazu-cubierta-red-passepartout.jpgLa vieja Iguazú es un relato en verso que obtuvo el premio Luna de Aire de poesía para niños, convocado por el CEPLI, y fue editado por primera vez en 2005, con ilustraciones de Ana Cuevas. En 2007 se ha publicado la tercera edición (¿De un libro de poesía? Pues sí…).

El libro narra, con humor y sentimiento, la historia de una vieja «revieja, rota, rota, muy cascada», que se sabe «más palabras / que agua hay en las cataratas», e hilvana un cuento tras otro, al azar de lo que salga al abrir ese fantástico libro que es el Infinito, el diccionario, el «arca de Noé / de las palabras». Se dirige a niños de 7 a 11 o 12 años, aproximadamente, y en un segundo nivel de lectura, también a los adultos.

Al final de esta página hay enlaces con algo más de información (reseñas, dónde leerlo gratuitamente, dónde comprarlo, dónde ver ilustraciones hechas por los propios niños o imágenes del trabajo de Ana Cuevas) y además, claro, tenéis los comentarios a vuestra disposición.

Pero antes —que no hay prisa— os cuento cómo empieza la historia:

Un piececito adelante.
Y el otro.
Y el bastón.

*

Un piececito y el otro, y el bastón,
se va acercando la vieja.
Es una vieja revieja,
rota, rota,
muy cascada.

Viene la vieja Iguazú.

*

Un piececito y el otro, y al balcón:
¡pan para las palomas!
Un piececito y el otro, y a la plaza:
¡cuentos para los niños!
Y detrás va el barrendero:
barre las migas de pan,
barre cacas de paloma (¡puaj!),
barre cuentos,
barre las palabras viejas,
barre niños…
(¡Pero hombre, no seas bruto,
para ya!)

*

Un piececito
y no más,
¡que es la hora de cenar!
Un piececito y no más,
que le duelen los juanetes:
Juan que se le fue a Alemania,
Juan que se le murió joven,
Juan que no la llama ya,
Juan qué sueño le va entrando,
recostada en el sofá…
¡chisst!
¡Una palabra, y no más!

*

«¡Una palabra, y no más!»,
cuenta la vieja Iguazú
que el ogro le exigió a Juan:
«¡Una palabra, y no más!
Respóndeme o te devoro.»
En el corro de los niños

hay risas de nerviosismo.

Hay silencio

y hasta un poquito de miedo.

*

«Pero entonces Juan Sin Miedo
—sigue la vieja Iguazú—…

Enlaces:

En el siguiente enlace podéis leer las reseñas de prensa de las que tengo noticia. En este otro, la lista de bibliotecas públicas en las que podéis leer gratuitamente el libro. Aquí se muestran dos páginas del libro: la vieja improvisando sus historias ante un corro de niños y la página final. En esta nota incluyo ilustraciones de lectores que imaginan a su propia Iguazú; las de los alumnos del CEIP Sant Jordi de Lleida se pueden ver reunidas aquí10px-external-2.png, aquí10px-external-2.png y aquí10px-external-2.png. El Servicio de Orientación de Lectura (SOL10px-external-2.png) incluyó el librito en su repertorio de recomendados: buscad “iguazú” en este enlace10px-external-2.png.

Librerías:

El libro no está en todas las librerías, pero en España, todas os lo pueden traer fácilmente (basta con llevarles impresos los datos de más abajo). Cuesta 5,00 euros (a fecha de 15 de abril de 2009). En esta lista hay enlaces directos a páginas de librerías de la red que lo tienen expuesto en su sitio web:

Todas ellas lo pueden enviar a domicilio (cada una con su sistema y sus costes de envío). Los libreros que quieran disponer del libro y no sepan quién lo distribuye pueden guiarse por esta lista de distribuidores:

Datos de distribución para libreros:

* Para España, salvo Cataluña:
BREOGÁN
C/ Lanuza, 11; 28028 Madrid (España – Spain)
Telf.: +34 91 725 90 72 Fax: +34 91 713 06 31
www.breogan.org10px-external-2.png
e-mail: breogan@breogan.org

* Para Cataluña, América y otros países:
BITÁCORA, Servicios Editoriales
C/ Olzinelles, 5; 08014 Barcelona (España – Spain)
Telf.: +34 93 422 22 15 Fax: +34 93 432 14 93
e-mail: distribitacora@bitacorarte.com

* Para libros de literatura infantil y juvenil:
CANO Librería
C/ Menendez Pelayo, 5 y 7.
46010 Valencia (España – Spain)
Telf.: +34 96 362 44 60 +34 96 339 27 83
www.canolibreria.com10px-external-2.png
e-mail: correo@canolibreria.com

59 Respuestas a “La vieja Iguazú

  1. Extraordinario… me encantan todos ustedes….
    felicidades…

  2. Germán Machado

    Hola Darabuc, está muy bien esta web, y hasta donde pude ver, también La vieja Iguazú está rozagante. Enhorabuena. Quizás algún día el libro llegue hasta Uruguay y lo pueda leer completo. Será un gusto. Saludos desde el sur.

  3. Muchas gracias, Germán. Tengo que averiguar dónde se podría conseguir el libro en los distintos países de América. Ha ido por alguna feria, pero no sé si alguien los lleva regularmente.
    En cuanto a Uruguay, lo cierto es que, aprovechando la amabilidad de una amiga uruguaya, dentro de un tiempito habrá una decena de ejemplares en otras tantas bibliotecas, algunas de Montevideo, otras rurales. Por ahora, llegó ya a la escuela n.º 27, “Dr. Eduardo Acevedo”. Con el tiempo, mi sueño es poder decir lo mismo de otros muchos países de la mayor zona de hispanohablantes del mundo, que está claro que no es España.

  4. Germán Machado

    Bueno, esto es una gran coincidencia, pues a esa escuela fui yo, desde el año 1973 al 1976. Una escuela del barrio del Prado. Quizás hasta conozco a tu amiga… Uruguay es tan chico y todos nos conocemos. Ya ves ; – )
    Si paso por el Prado, tengo un buen motivo para volver a visitar mi escuela.
    Abrazo y gracias por la información

  5. Hola Gonzalo! Montse nos ha leido todo tu libro “La vieja Aiguazú”. Es muy bonito, la parte de la abeja es muy divertida, nos hemos fijado que los poemas tambien son “rodolines ” (pareados). Al final se muere Aiguazú, y la substituye Mariela, la mujer del barrendero. Montse también nos ha hecho cerrar los ojos para imaginarnos la historia.

  6. Iguazú! Se nos escapó una A!

  7. I … continuarà. El temps se’ns ha acabat.

  8. I … continuarà. El temps se’ns ha acabat. I no ho diuen la Núria i la Laia si no la Montse.

  9. Núria y Laia, Montse, ¡hola!

    Primero, bienvenidas al blog. Me alegra mucho vuestra visita. Estáis en vuestra casa; podéis venir siempre que queráis, la puerta está abierta.

    Quizá se os ha escapado la A… ¿porque la Vieja es muy amiga del agua? Tiene nombre de cascada y “se sabe más palabras que agua hay en las cataratas”. Hasta hay quien dice que por eso en la portada va vestida de azul…

    La historia de la abeja es divertida porque ese guardia es un fenómeno, siempre pidiendo permisos de todas clases al primero que se encuentra. ¿No os ha pedido nada a vosotras? Esperad a que os vea, esperad. A mí siempre me pide:

    el permiso de sentir,
    el permiso de escribir,
    el de inventarse poesías
    y provocar que se rían…

    ¡Hasta la próxima!

    Gonzalo (“Darabuc”)

    Nota: Us he respost en castellà, perquè una bona part de lectors d’aquest bloc són americans. Però el català no és difícil d’entendre per a qui parla espanyol; vosaltres podeu fer servir la llengua que preferiu.

  10. Hola Gonzalo, este libro nos ha gustado mucho, es muy divertido. Muchas gracias por darnos este libro tan divertido de la vieja Iguazú.

    La parte del barrendero Miguel es muy graciosa porque dice que “barre cacas de paloma (¡puaj!)”.

    Adios. Se nos ha acabado el tiempo.

  11. Buenas Gonzalo, me ha gustado tu libro.

    Los poemas…las frases y lineas que riman… todo TAN BONITO… es maravilloso.
    Sentimental y emocional, y tu manera de pensar.

    ¿Sabes? Me gusta mucho la poesia, me emociona y me conduce hasta el infinito y más allá.

    Un fuerte abrazo de tu amiga Mar.

  12. Mariona, Isabel: ¡Hola!

    De nada por el libro. Todos vosotros me regaláis vuestro tiempo, al leer mi cuento en verso, y me regaláis vuestros comentarios. Así que estamos empatados. Gracias a vosotras, también.

    El pobre Miguel es que tiene un oficio… que yo no lo querría para mí. ¿Habéis pensado alguna vez en los oficios que son necesarios (porque si no, por ejemplo, las calles estarían muy sucias), pero son desagradables (limpiar cacas, recoger basura…)? Yo lo he pensado ahora, cuando leía vuestra nota.

    Aparte, es que Miguel es muy buena gente, pero un poco despistado. Anda que eso de barrer y barrer, y de tanto que te barre,
    barrer hasta a los niños… ¿Os imagináis que no llevara una escoba, sino un camión de la basura? ¡Vaya peligro!

    También me he acordado de un barrendero que sale en un libro espléndido: Momo, de Michael Ende. Os recomiendo que lo leáis. Yo lo he leído muchísimas veces y cada día me gusta más. Uno de los personajes es un barrendero mayor, paciente, tranquilo, amable, que enseña a Momo a hacer las cosas de una forma parecida a como las hace la Vieja Iguazú: pasito a pasito.

    ¡Adiós!

  13. Buenas, Mar.

    Me alegro de que te guste la poesía (y los libros en general). Creo que has descrito muy bien uno de los efectos que tiene: nos lleva “hasta el infinito y más allá”. Nos permite volar, soñar, imaginar, ver las cosas de otra manera, sorprendernos tanto como si, de pronto, estuviéramos en otro planeta. Como si tuviéramos alas, igual que un Buzz Lightyear.

    Eso lo pueden hacer todos los cuentos, no solo la poesía. ¿Qué tendrá de especial la poesía? Yo creo que, sobre todo, lo especial es que se parece mucho a la música. Hay muchos poemas que se pueden cantar…

    Y por eso mismo, hay otra cosa especial: que nos acordamos mejor, casi palabra por palabra. Los cuentos los recordamos, pero a nuestra manera; cada uno los cuenta a su manera. Pero la poesía siempre es igual, porque, como se parece a la música, la recordamos mejor. Eso creo yo. Una vez hice un experimento: fui a una clase y comencé a contar la historia del guardia y la abeja. Y casi todos la recordaban bien, palabra por palabra (menos “melar”, que es una palabra muy rara y un poco difícil). Tú que crees: ¿qué se recuerda mejor, un cuento o un poema?

    ¡Hasta la próxima!

  14. ¡Hola Gonzalo!
    Gracias por el libro nos ha gustado mucho, las rimas estan muy bien.
    -¿no te ha costado hacerlo?, Montse cuando nos lo leyo nos hizo cerrar los ojos y imaginarnos los dibujos .
    -¿Has escrito algun otro libro?
    Bueno. ¡Adios Gonzalo!

  15. Buenas, Gonzalo!
    A nosotras nos encanta tu libro, porque este libro te enseña poesia y a nosotras nos gusta mucho la poesia. Eso si, te tendra que haber costado lo suyo!!
    Si te tenemos que poner nota te pondriamos un 10!! Animos, sigue asi!! Una pregunta: Al final la vieja Iguazú se muere? o va a un hospital? o de viaje..?
    El libro en general es muy interesante, eso sí!, al final te piensas que la mujer que cuenta la historia es la vieja Iguazú pero no lo es… Este cuento nos permite imaginar como seria la vida de una señora como la vieja Iguazú, y nos permite soñar.
    Sigue asi, nosotras desde la escuela te animamos para que nunca te rindas y sigas escribiendo esos cuentos tan bonitos.
    Bueno! Adios Gonzalo!

  16. Carlota, Clara, Nicole, Raquel, ¡hola!

    Me alegro de que os haya gustado y me animan vuestros comentarios. Pero también quiero deciros, en general, que podéis hablar igualmente de lo que os gusta, o de lo que no. Si un trozo os ha aburrido, también lo podéis decir. Ser sincero es muy importante. Y ya sabéis que no a todo el mundo le gustan las mismas cosas. No hay nada malo en eso. Yo escribo lo mejor que sé y me esfuerzo todo lo que puedo, pero si a alguien no le gusta, lo respeto y lo escucho como a los demás.

    Preguntáis si ha costado mucho. La respuesta es doble: sí y no. Sí, porque escribir siempre es un esfuerzo y hay que corregir y retocar mucho: no vale lo primero que escribes. Hay que ir pensando, ir arreglando y ajustando, despacio, con paciencia. Sobre todo, cuando escribes poesía, en la que la música es muy importante. Así que hay que conseguir dos cosas: que la historia sea interesante y que suene bien, como una canción.

    Pero a la vez, este libro me costó menos que otros. No sé por qué. Creo que porque lo escribí cuando mi abuela era ya muy mayor y estaba enferma, y necesitaba escribir una historia emocionada sobre los viejos y el final de la vida.

    Montse me ha explicado que habéis hecho algunos dibujos de la Vieja. Me gustará mucho ver cómo la habéis imaginado.

    Es curioso: cuando leemos un libro, cada uno imagina cosas distintas. ¿Quizá por eso es difícil hacer buenas películas con los libros? ¿Porque lo que imagina el director no es lo que imaginamos nosotros? En realidad, yo había imaginado una vieja muy distinta de la que dibujó Ana Cuevas. La mía se parecía más a la que aparece en un cuento fantástico de Mandana Sadat: Del otro lado del árbol.

    Respecto de si he escrito otros libros: sí. Pero aún no se han publicado. En 2008 saldrá Ojobrusco (Ull-esquerp), un álbum ilustrado por un dibujante fenomenal, Maurizio Quarello, del que ya habéis leído La bruixa Grinyoladents.

    La última pregunta de Nicole y Raquel os la respondo en otro comentario.

    Muchas gracias por leer el libro, visitar la página y contarme vuestras impresiones.

  17. Nicole y Raquel preguntan si, al final, la vieja Iguazú se muere, va a un hospital, o de viaje… Os voy a dar una respuesta que no sé si os gustará: eso lo decidís vosotras (lo deciden los lectores).

    Hay libros que acaban explicándolo todo palabra por palabra y hay otros libros que dejan un poco de misterio. A veces, para escribir una segunda parte, por ejemplo.

    En este caso, creo que solo hay un poquito de misterio; pero que, cuando se lee el libro una segunda o una tercera vez, para ir fijándose en los detalles, eso queda más claro. Por ejemplo, se dice:

    «Ya no le llevo la compra
    a la vieja Iguazú.
    No está
    ni estará más.
    Hoy en la plaza están todos
    tristes.
    Al abrir el “Infinito”,
    toca la palabra “adiós”.»

    Creo que, con estos versos, se descarta que esté en el hospital. Del hospital podría volver.

    ¿Quizá está de viaje? Pero ¿por qué se habría ido, para no volver, y sin decir nada a nadie? Quizá tiene que ver con el hecho de que, como se dice al principio del libro,

    «Es una vieja revieja,
    rota, rota,
    muy cascada.»

    Solo que, a veces, cuando alguien explica muy bien las historias, lo escuchamos y nos olvidamos de todo. Ya no recordamos si es guapo o feo, gordo o flaco, joven o viejo… Por eso, a veces, cuando le damos mucha importancia a ser guapos, nos equivocamos. Porque lo que importa de veras es lo que hay detrás de las caras, dentro de nuestra alma, de nuestra forma de ser. Y el alma de la vieja es joven, fuerte, curiosa, divertida, un poquito gamberra, incluso…

    Pero en los libros no se cuenta todo. Hay hechos, hay pistas, hay claves; y eso es información más o menos clara. Pero también hay enigmas, misterios, lo que podemos soñar o imaginar. ¡Así que no os puedo decir más!

    Sin embargo, en el libro hay algún otro misterio. Por ejemplo, ¿quién es Mariela? Si habéis visto los dibujos de Ana, veréis que es una niña (quizá la hija de Miguel, porque es «su Mariela». Pero cuando aún no había dibujos, varias personas la imaginaron como la hermana de Miguel. Quizá porque luego Miguel se casa con Juanilla. (Por cierto, ¡qué requetebuenas estaban las rosquillas! Para chuparse los dedos…) Entonces, ¿Miguel ya se había casado antes? ¿Y qué pasó? Todo eso no se cuenta. Eso lo imagina cada lector, pensando en su vida y en las personas que conoce: quizá un tío que se quedó viudo y tiene un hijo, quizá simplemente se separó (se divorció…).

    Un libro no puede contarlo todo, porque si no… ¡sería más infinito que el Infinito mismo, que el Arca de Noé de las palabras!

  18. Alicia Esain

    Una vieja que se llama
    como se llama Iguazú,
    me ha causado gran asombro…
    No sé lo que piensas tú.

    ¡Qué nombre de catarata,
    oh, qué nombre encantador,
    uniendo niños de España
    con la tierra de mi amor!

  19. Gracias por tus versos, Alicia. La lengua nos hermana mucho más de lo que la política separa nuestros países, pero a veces, nuestros mundos editoriales se quedan de espaldas uno a otro, sobre todo en la poesía para niños. (La situación de la novela ha cambiado, al menos aquí: son muchos los autores americanos, concretamente argentinos, que han obtenido premios literarios de importancia en España en los años más recientes.) Y esa sensación de injusticia por falta de reconocimiento a una belleza que yo siento como tal está en la raíz de haber escogido el nombre de Iguazú para mi vieja (en paralelo a las razones propiamente literarias o estéticas, claro, como la sonoridad casi inigualable, oscura y acariciante, de ese nombre).

    Nota: me he permitido unir dos comentarios tuyos, para solventar un error técnico de mi parte sin que se perdiera información.

  20. Alicia Esain

    Hola! Me parece que esto de internet también contribuye a unirnos y a ayudarnos,por suerte.
    En lo personal, debe ser que de un abuelo vasco me viene el ser “bersolari”. Siempre escribí poesía para los más chicos cuando era maestra, sin pensar que a esta altura de mi vida pudiera ser editada… y se me dio!! Acá tenemos editoriales que valoran este tipo de producciones y vemos la luz como autores… Ojalá sea así en todo el mundo hispano. ¡A mi nietito le encantan las rimas locas al oído, y es sólo un bebé!

  21. Hola, Alicia, sí creo que internet va a cambiar las cosas. Por hablar de otro argentino: Luis Pescetti todavía no es muy conocido en España (aunque hay editados varios libros suyos). Pero probablemente, muchos de los que pasen por su página se queden prendados por la gracia con la que canta y cuenta.

    Mi queja concreta se refiere, sobre todo, a que me cuesta mucho encontrar poesía americana editada en España. Es probable que también vaya cambiando, pero de momento, es fácil encontrar novela y difícil encontrar poesía. Pero la lengua se enriquece con el contacto de las variantes del español. Y aun así, es curioso que muchas editoriales optan por lo contrario en su producción escolar: por reducir el original extranjero a la variante propia, por eliminar las diferencias.

    Editar poesía se edita bastante, para lo que es el género. Una colección específica de poesía para niños como Ajonjolí, de Hiperión, lleva más de 50 volúmenes, y Caracol, del CEDMA, más de 30. Quizá hay más problema de distribución que de edición, en el sentido de que muchas librerías no tienen esos libros. Y por otro lado, hay algunas colecciones nuevas, incluso (hablo de España, en concreto). Sobre eso preparé una nota aquí.

    A los demás lectores: podéis leer varios poemas de Alicia, junto con una pequeña nota biográfica, en Biblioteca Imaginaria.

    Un saludo cordial.

  22. Ferran i Oriol

    Hola Gonzalo, nos ha gustado mucho tu libro de poemas i rodolines.La parte que nos ha gustado mas ha sido cuando la vieja Iguazú decia: ¡¡¡PUAJ!!!, porque nos ha hecho mucha gracia y hemos reido mucho.
    Te queremos felicitar por tu exito de escritor, esperamos que escribas muchos libros más y que nosotros los leamos.
    ADIOS!!!!!

    Rossend i Jonatan

    Hola Gonzalo, nos ha gustado mucho tu libro y sobre todo el !!!PUAj¡¡¡

  23. Sara i Àurea

    Hola Gonzalo nos ha gustado mucho este libro de la vieja Iguazú con la poesia que rima mucho porque aunque se ha ido la vieja Iguazú todavia se cuentan su cuento. Nos ha gustado mucho.
    Gracias.

    Mar Barrau Prat

    Buenas Gonzalo:

    ¿Como van las cosas? Te voy a responder la pregunta: Yo recuerdo más un poema que un cuento.

    Bueno hasta la pròxima Gonzalo. Mar.

  24. Hola, Mar, te agradezco que lo hayas pensado y hayas vuelto para contármelo. A mí me ocurre lo mismo: recuerdo con más exactitud los poemas y las canciones.

    Hola, Sara, hola, Àurea. Me alegro de que os haya gustado. La vieja se ha ido, pero quizá no se ha ido del todo, porque hay quien sigue explicando sus historias y, con eso, todos la siguen recordando. Está viva en la memoria.

    Pero a veces me preguntan si el final no es demasiado triste… y no sé qué responder. Creo que es triste, pero no mucho. Porque a veces pasan cosas tristes, pero que no se pueden evitar, son naturales, normales; y en cambio, en este caso, hay razones para estar alegre, porque todos la recuerdan y recuerdan lo mucho que se han emocionado con ella.

    Es complicado de explicar, incluso para mí, que he escrito el libro. A veces, escribimos justo para intentar explicarnos lo que nos cuesta de entender.

    Hola, Rossend, Joaquín, Ferran y Oriol. Mira que… ¡mira que sois cochinos! ¡Guarros! ¡Cerdícalos!

    Es broma, no os vayáis a enfadar… Pensaba en una frase que se dice a veces: “Reírse es sano”. Y creo que es verdad. Nos quita los nervios, pero además, los médicos dicen que es todo un ejercicio, porque movemos un montón de músculos. Así que un consejo: cuando el profe de Educación Física os diga que a correr… ¡os ponéis a reír y le contáis que, según ha demostrado la ciencia, eso es puro deporte!

    Gracias por los ánimos. He publicado solo un libro y pico (el pico está “en el horno”: saldrá dentro de unos pocos meses), o sea que mucha gente diría que no es ningún “éxito”. Pero lo que a mí me parece un éxito fenomenal es que leáis con ganas y vengáis a contarme vuestras impresiones. Por lo menos, me alegra un montón. Y pienso que es importante hacer las cosas bien, pero no ser famoso. Porque esto último, probablemente, sería un rollazo… todo el día firmando autógrafos entre una nube de gente… sin ver ni siquiera la calle que pisas… o sea, pisando sin parar cacas de perro, ¡¡PUAJ!!
    😀 Gracias y hasta la próxima.

  25. Àngels i Dèlia

    Buenas Gonzalo:
    nos ha gustado mucho tu libro, nosotras te queríamos preguntar cómo te has sentido ¿bien, mal? ¿?????? ¿por qué? A nosotras nos gustan los poemas pero nos emocionan y gustan más los pareados.

    Víctor i Pau
    Hola Darabuc hoy escribimos Victor i Pau.
    Nos ha gustado mucho tu libro, ¡puaj!, con lo de las cacas de paloma. Nos gustará el libro Ojobrusco.
    Un pasito y adios, que hagas muchos más libros tan divertidos como La vieja Iguazú. Hasta pronto Gonzalo

  26. Hola, Àngels, hola, Dèlia.

    A mí escribir me sienta malbien, que es una palabra mixta que significa “mal y bien” al mismo tiempo. Me gusta, me apasiona, pero me pone muy nervioso. ¿Sabré explicar lo que quiero explicar? ¿Será interesante? ¿Valdrá la pena?

    En este caso concreto, como explicaba en otro comentario, la cosa se complica, porque el libro lo escribí justo cuando mi abuela, que era ya muy mayor, estaba muy enferma. Mi abuela era muy distinta de Iguazú, en algunas cosas, pero muy parecida en otras: por ejemplo, nos reunía a todos a su alrededor, de forma que en Navidad, por ejemplo, podías encontrar en su casa a más de sesenta personas berreando villancicos. (Digo “berreando” porque todos juntos cantamos bastante mal, la verdad.) Pues en este caso concreto, con un libro que me llegaba muy hondo al corazón, escribir se parecía a curar una herida: duele, pero al final te alivia. A ratos incluso te hace llorar, pero compensa.

    Yo creo que a la emoción hay que dejarla salir, aunque algún tonto diga por ahí que “los hombres no lloran”. No hay que quedarse llorando un día tras otro, sin hacer nada más, eso es verdad; pero llorar un rato es tan sano, y tan necesario, como reír. Solo hay que vigilar la proporción de la “sopa”: a poder ser, más risa que llanto, mucha más.

    Hola, Víctor, hola, Pau.

    Me puajalegro de que os puajguste mi puajlibro… aunque espero que no os dé asco mi respuesta.😀

    Como me habláis de Ojobrusco, os cuento que he cambiado la imagen que había, para que veáis un poco más mientras no se publica (aún tardará unos pocos meses). Ahora aparecen Ratón y Perro saltando una valla, antes de echarse a navegar por el mar de los trigales. Podéis mirar el dibujo de Quarello y pensar si os recuerda a algo. ¿Quizá a una carrera de las que se celebra en los estadios olímpicos? A veces, los ilustradores nos “guiñan el ojo” para hacernos pensar o para jugar con las imágenes que ya existen dentro de nuestra cabeza.

    Pero como los tramposos de las cartas, “tengo un as en la manga”: yo ya tengo una imagen de Ojobrusco, del extraño cíclope que se encuentran Ratón, Perro y Elefante después de cruzar el mar de las estrellas… y no la he puesto aún. Esa la pondré más adelante. Mientras lo podéis imaginar vosotros y le podéis pedir a Montse que os cuente cosas de los cíclopes. Más todavía: le podéis pedir que os cuente la forma en la que el astuto Ulises escapó de la cueva en la que lo había encerrado Polifemo, con todos sus compañeros. (Es una historia un poco salvaje, pero de un libro muy antiguo que vale la pena leer: la Odisea.)

    Gracias a los cuatro, hasta la próxima.

  27. Hola Gonzalo somos Ferran y Oriol
    Gracias por contestarnos, esperamos que tu próximo libro sea muy divertido.

    ADIOS!!! Puaj

  28. Hola, Ferran, hola, Oriol.

    De nada. Me gusta hablar de libros. De los que escribo yo, pero también de los que escriben otros.

    Ojobrusco es más emocionante que divertido, quizá. Aunque es muy breve, pero a lo que más se parece es a un cuento de aventuras con algo de susto y final feliz. Y es que me gustan las historias divertidas, pero no solo. También las que me emocionan, por ejemplo. O las que me cuentan cosas que no sé de sitios extraños o de cómo vivía la gente hace muchos años. O cómo imagina el escritor que vivirán en Marte dentro de diez siglos.

    Eso es lo que más me gusta de los libros. Que hay uno bueno para cada día: cuando estás triste y tienes ganas de reírte, cuando estás triste pero tienes ganas de pensar, cuando estás genial, cuando estás algo cansado, cuando estás lejos de la familia, cuando estás con los amigos, cuando buscas una historia para explicarla luego tú, cuando solo tienes un ratito de autobús, cuando te espera una laaarga taaarde de lluuuvia… Siempre hay un libro que te lo hará pasar bien.

  29. La pasión por La Vieja Iguazú se extiende por todos los cursos. Ya ha llegado a segundo de Ciclo Inicial, pasando por cuarto, parte de tercero…
    Gracias, Gonzalo.

  30. Montse: gracias a vosotros. Porque lo que es yo, la verdad, es que no sé qué más podría pedir que, por un lado, tener esa alegría, y por otro, encima, que algunos de los chavales se animen a conversar.🙂

  31. Un libro encantador, enhorabuena Gonzalo.
    Os dejo el enlace por si os apetece leer el comentario.

  32. Muchas gracias por tus palabras, Pedro. Me he emocionado al leerte. Un abrazo.

  33. Gracias a ti Gonzalo por escribir el libro. Un abrazo.

  34. Gonzalo, mira que comentario ha dejado la Laura hoy: “Aquest es un dels llibres nous i un dels mes xulos a mi es el que m’agrada mes de la biblioteca”.
    Yendo y viniendo de casa hay cinco Viejas Iguazú!
    No paran quietas, pasito a pasito han echo un montón de kilómetros.

  35. Sou un tresor, Montse. D’una banda, el llibre em sorprèn a mi el primer. Perquè un ho escriu tot amb el mateix interès, però no tot arriba igual. I no sé, aquest llibre arriba més del que em podia imaginar. Ara bé, d’altra banda, la forma en la que mimeu els lectors i feu lectors és admirable.

    Una abraçada.

  36. Estimado Gonzalo (Darabuc):
    No esperaba un comentario tuyo en mi humilde blog. Muchas gracias.
    Voy a tratar de buscar los libros que me has dicho que te gustan (Estela, de Pablo Albo y Miguel Ángel Diez y Nadarín, de Leo Lionni). No los conozco.
    Hace poco volví a leer a mis hijos (de 8 y 6 años) “La Vieja Iguazú”. Creo que me emocionó más a mí que a ellos la relectura. Es una historia tan tierna… Fue una gran suerte pasar por el CEPLI de Cuenca hace unos años y encontrar tu libro.
    Este blog también es una joya.
    Un abrazo

  37. Hola, Olga: reconozco que me llevó el azar técnico, porque el sistema de administración de este blog me avisa de algunos enlaces entrantes. Pero la verdad es que me gustó vuestro proyecto compartido y que luego quisieras continuarlo tú. Yo creo que los lectores se ganan casa por casa, familia por familia. Quiero decir que un blog humilde, por decirlo en tus palabras, es muchas veces más eficaz que un sitio web del Estado. Y me gustaría que a mi propio blog le siguiera conviniendo la calificación de humilde: no tiene ni un año de vida.

    Gracias por tu comentario a La vieja. Es verdad que es un libro que no habla solo a los niños. De hecho, quizá tiene secciones que hablan más a los adultos (o al menos, a quienes ya han experimentado la pérdida de mayores muy próximos). Supongo que salté fácilmente de un cajón a otro por las peculiares razones que me movieron a escribirlo. Viéndolo ahora, creo que fue una suerte haberme dejado llevar. Pero no fue una decisión previa.

    Un abrazo y nos vamos cruzando por ahí

    Nota menor: he ajustado tu enlace, que había quedado roto.

  38. Pingback: Reseñas de La vieja Iguazú « Darabuc · literatura infantil e ilustración

  39. ¡Hola! Mi nombre es Alina soy de ukrania el año psado vine al 4ºera mi primer año de colegio en quinto y lei este libro de vieja iguazu es un poco liante pero me ha encantado leerlo . de esta pagina me entere el 12 de mayo de 2008.Darabuc cuando puedas me contestas.¿ok?bueno besitos xao te cuidas.

  40. Marina Lagos

    Buenas estimado Gonzalo (Darabuc):
    La verdad su libro fue genial y me encantó (un poco liante pero bueno no pasa na).Tengo 11 años, me encanta leer, pero, no tengo tiempo(ya sabe el colegio, los deberes,…).Me enteré de su página web hace poco y por eso soy la ultima.Bueno me tengo que despedir.¡Adios!
    Firmado:Marina Lagos.

  41. Alina, Marina:

    Me han hecho mucha ilusión vuestros comentarios. Os respondo dentro de unos días, cuando tenga un poquito de calma.

  42. Me ha encantado el principio de La vieja Iguazu, esa vieja «revieja, rota, rota, muy cascada», tengo que conseguir este libro para leerlo y disfrutarlo.
    También me gusta tu blog, este paraíso de literatura infantil.
    Un abrazo

  43. Hola, Puri.

    Si lo llegas a leer, me puedes dar tu opinión con toda sinceridad. Me queda mucho por aprender. Mi correo personal aparece en Sobre este blog.

    Te he dejado un comentario en el tuyo, por esas carotas de fantasmas y barbudos.

    Un saludo cordial

  44. Hola, Alina.

    Guardo muy buenos recuerdos de unos alumnos, y además amigos, de Ucrania. Lo cuento aquí porque, un tiempo más tarde, escribí un libro para ellos (aunque está inédito, por ahora).

    La historia de La vieja… es un poco liada, es verdad. Creo que por varias razones. La primera: porque fue mi primer libro y es posible que hubiera querido meter demasiadas cosas. Hay un refrán que dice que “quien mucho abarca, poco aprieta” (si quieres demasiadas cosas a la vez, quizá acabes sin ninguna: como si quieres llevar al mismo tiempo los platos, los vasos y los cubiertos, y es fácil que acabe todo por el suelo). Pero no solo por eso, también hay voluntad de jugar, de cambiar de tema de repente, de divertirme cuando escribo, de comprobar si el que lee sigue despierto, por decirlo de alguna manera. Y porque me gustan las historias que no lo cuentan todo: las que dejan imaginar, hacen que el lector ponga de su parte.

    Espero no haberte respondido demasiado tarde. Cuídate tú también, y muchas gracias por pasarte por aquí.

  45. Buenas, Marina.

    A veces me preguntan por qué firmo como Darabuc, y yo cuento, entre otras cosas, que es un anagrama de un tambor árabe, la darbuca. (Un anagrama es un juego con el que creamos una palabra nueva desordenando las letras de otra palabra.) Un día que estaba en una clase cuya maestra se llamaba Marina, como tú, nos salió el anagrama Animar, que es una de las palabras más bonitas de nuestra lengua: animar a leer, también animar al que está triste. Aunque “Marina” no es precisamente una palabra fea, ni mucho menos.

    Arriba le cuento a Alina sobre lo de los líos, que en parte son voluntarios, porque los juegos siempre son más divertidos cuando no son demasiado fáciles. Y leer es una forma de jugar, sobre todo, creo yo. Al menos, yo leo porque me divierte, me entretiene y aprendo.

    Es verdad que falta tiempo. No creas, a mí también. Pero como me gusta, saco tiempo de donde no hay. Leo sobre todo por las noches, antes de ir a dormir.

    Bueno, ya ves que ya no eres la última. Muchas gracias por haber comentado en este espacio. Vuelve (volved, en general) cuando os apetezca.

  46. Hola, gracias por contestarme.
    Voy a ser breve porque estoy en el colegio.
    Estoy muy contenta y ya entendi la razon de porque el libro es un poco liante.Entiendo que ha sido tu primer libro,pero me encantó.
    Bueno,adios!

  47. Gracias a ti por pasar de nuevo, Alina.
    Hasta la próxima, que vaya todo bien.

  48. Buenas estimado Gonzalo.
    Me alegra que me contestes siempre.¿Has escrito algun libro mas?,porque me gustaria leerlo.Bueno si has escrito alguno te pido que me contestes y me digas de que se trata.
    Bueno me tengo que ir adios!

  49. Muy buenas, estimada Alina.

    Para mí es un placer charlar contigo, como lo es charlar con cualquier persona que se interese por mis libros y, más en general, por libros que se dirigen a los niños o los jóvenes. De hecho, me gusta hablar de literatura, sin más precisiones, porque me gusta muchísimo leer (y bastante escribir).

    Escribir, he escrito más libros. Pero publicar, no tanto: solo he publicado otro cuento, por ahora. Es un álbum ilustrado, pensado en principio para niños más pequeños, quizá de entre 3 y 8 años. Se llama Ojobrusco.

    Tienes más información sobre Ojobrusco aquí. Puedes pedir que lo compren en tu biblioteca municipal, probablemente. Casi todas las bibliotecas admiten peticiones, mediante un servicio que a veces se llama “desiderata” (del latín, significa: “cosas que deseamos”).

    Aparte, toda la información sobre los libros que publico se resume en esta otra página. Ahí iré poniendo las posibles novedades.

    Bueno, de veras que me alegro de saludarte de nuevo, Alina. Como se suele decir, “esta es tu casa”, pasa cuando te apetezca.

  50. Hola,Gonzalo, som la Laura i la Xènia i ens ha a agradat molt la historia de la Vieja Iguazú i tenim 2 preguntes per fer-te. Ens vam quedar molt intrigades amb el llibre.
    hi haurà la continuació de la Vieja Iguazú en un segon llibre?
    per nosaltres es una bona proposta . Què en penses?
    Ja sabem que és molt difícil escriure un llibre, i suposa molta imaginació.
    Si hi ha segon llibre després de morir tornarà la Vieja Iguazú ? això ho penso jo la Xènia, la Laura pensa que està ingressada.
    per s’hi acas continues el llibre et donem unes idees:
    que la Vieja Iguazú apareix a la seva casa desmaiada.
    que la gent del poble va aixecar una estatua de la vieja igúazu, i que allí hi aguesin tots els contes que anava explicant
    que el que recollia la basura, troba a faltar la vieja igúazu per que li agradava empipar-la.

    ADÉU GONZÀLO ESPEREM NOTÍCIES TEVES!
    FINS AVIAT

  51. Hola, Laura, Xènia. Us responc en breu, però ara em temo que m’he quedat sense temps. M’ha donat que pensar i no m’agrada respondre a corre-cuita. Però aviso perquè no penseu que m’ha passat per alt el vostre comentari, ni molt menys: em fan autèntica il·lusió. Fins aviat.

  52. Hola, Laura i Xènia. Finalment no us he pogut respondre en breu, han passat vin dies. Disculpeu: era de viatge. Em van encarregar una feina complicada, però que m’ho ha fet passar molt bé: un taller sobre la traducció de poesia. (Potser sabeu que no visc d’escriure llibres, sinó de traduir-los: escric en castellà o català llibres que algú altre ha escrit en anglès o alemany.) Ha estat molt maco, i n’hem gaudit a pler, però m’ha robat molt de temps. De nou us demano disculpes.

  53. (Segueixo.) M’alegra que us hagi agradat el llibre. Us responc les preguntes.

    No tinc pensat de fer cap continuació. No pas perquè sigui difícil (que ho és, ben cert; exigeix esforç i així i tot no sempre surt bé), sinó perquè jo veig un final diferent al que veu la Laura. Si la vella estigués ingressada, seria rar que es digués que no ha de tornar més, no creieu? (Tot i que potser l’acullen en un asil, però allà la podrien anar a veure els amics i potser no estarien tan tristos com estan.) En resum: em temo que la vella és ja tan vella i està tan esgotada que un dia mor. Després de la mort, jo crec que les persones no tornen. (Però és cert que els cristians, entre d’altres, creuen que passen a viure en un món millor.) És trist, però és així. Ara, encara que no tornin, quan les recordem és com si encara hi fossin en part. No se n’han anat del tot.

    La idea de l’estàtua em sembla molt maca. Jo crec que sovint no tractem gaire bé els vells, a voltes perquè són lents i no tot els surt bé, a voltes perquè solen pensar molt diferent que els nens i la gent jove. Però saben moltes coses i val la pena escoltar-los. I és maco que un poble recordi els seus vells, per exemple amb un monument. El que és segur és que l’escombriaire la trobarà a faltar (i no només l’escombriaire).

    Una abraçada i gràcies pels vostres comentaris.

  54. Cuando leí el título de la entrada pensé que veía mal, pero si a lo que se refiere el nombre de la anciana es a Yguasu, hablamos de una expresión del idioma guarani que significa “Agua grande”, y también es el nombre de unas formidales caídas de agua del río Paraná (Paraguay-Sudamérica). “Una vieja «revieja, rota, rota, muy cascada», que se sabe «más palabras / que agua hay en las cataratas», e hilvana un cuento tras otro”, me gusta el juego que se hace con la realidad. Saludos desde Paraguay

  55. Esa es parte del juego, en efecto, Charles. Aunque luego cada cual interpreta el nombre a su manera y hay niños que se quedan, sobre todo, con Aguazul. Pero me gustó elegirlo para mi primer libro, entre otras razones, porque echo en falta más diálogo entre las literaturas de los distintos países de habla hispana. Saludos desde España.

  56. Acabo de leer la parte de “La vieja Iguazú” que aparece aquí. Me ha dejado alucinada: ¡es buenísimo! Soy una persona adulta, pero pienso comprarme el libro en cuanto pueda (vivo en el extranjero). Aunque leo muchos libros para jóvenes y algunos también para niños, me encuentro demasiadas veces con textos de poca calidad (en varias lenguas), sin embargo “La vieja Iguazú” es una muy agradable excepción dentro de un universo de literatura infantil sin cerebro o sin alma. Este relato versificado tiene una gran calidad literaria y te llega muy adentro, muy, muy adentro. Es un ejemplo encantador de cómo se debería escribir para niños. ¡Felicidades!
    Shaudin

  57. Pingback: Talleres de lectura y escritura impartidos por letras minúsculas « letras minúsculas

  58. Hola Darabuc

    He caído aquí por casualidad, buscando información sobre mi revista, que comparte nombre con tu libro: Iguazú. Revista Artesanal de Literatura y Cultura. Me ha encantado la parte del poema de la vieja Iguazú que pones aquí y también los dibujos. Me gustaría publicar algo sobre tu libro en mi revista, ¿podría utilizar este post o alguna de las reseñas que citas? (citaría siempre la fuente original, por supuesto). Esta tarde pediré tu libro en mi librería de siempre a ver si me lo traen. Bueno, espero que estemos en contacto, enhorabuena por el blog y el libro🙂

  59. Hola, Nuria:

    Puedes publicar lo que quieras, por lo que a mí respecta. Gracias por tu interés.

    El ISBN de la edición más reciente es:
    ISBN 13: 978-84-8427-375-2
    ISBN 10: 84-8427-375-X

    El libro tiene distribución normal en España, o sea que lo debería poder conseguir cualquier librería.

    Voy a mirar vuestra revista. Me alegra que se pueda leer en bibliotecas como la de Sant Antoni, por otro lado. Lo que de paso confirma que no sé qué haríamos sin bibliotecas…