Archivo de la categoría: Poesía tradicional

‘San Isidro Labrador, muerto le llevan’ (popular)

.
MUERTO LE LLEVAN

San Isidro Labrador,
muerto le llevan en un serón,
el serón era de paja,
muerto le llevan en una caja,
y la caja era de pino,
muerto le llevan en un pepino,
el pepino era de a cuatro,
muerto le llevan en un zapato,
el zapato era ya viejo,
muerto le llevan en un pellejo,
el pellejo era de aceite,
muerto le llevan a San Vicente.
San Vicente está cerrao,
con el moño colorao,
le agarraron de una pata
y le tiraron a un tejao.
.

  • 100 temas infantiles, por Joaquín Díaz. Fundación Joaquín Díaz. En los comentarios, recojo variantes, músicas y formas de jugar.
Anuncios

‘¡Ah, el novio no quere dinero!’ (popular sefardí)

.
¡Ah, el novio no quere dinero!
Quere a la novia de mazal bueno.
Yo vengo a ver
que gozen y logren
y tengan muncho bien.

¡Ah, el novio no quere ducados!
Quere a la novia de mazal alto.
Yo vengo a ver…

¡Ah, el novio no quere manillas!
Quere a la novia cara de alegría.
Yo vengo a ver…

  • mazal bueno, mazal alto: buena suerte
  • manillas: pulseras
  • Véase por ejemplo Manuel Alvar, Poesía tradicional de los judíos españoles, Porrúa, 1966.
  • Otras versiones: Occursus (con ambientación medieval y fusión con otra canción) y Delta Concert Choir (coro muy numeroso)

‘Mi burro enfermo’, cantado por Alba Ávila e ilustrado por Gerald Espinoza (Ekaré)

Mi burro enfermo: El canto como lectura melodiosa de Ediciones Ekaré en Vimeo.

Conversación con Gerald Espinoza de Ediciones Ekaré en Vimeo.

‘Anclas, patanclas’ (en El cuento de la buena pipa, y partitura)

«… el juego de gomas que más nos gustaba era otro. O al menos eso creo, o quizá se trate del juego que más me gusta ahora, viéndolos todos desde esta edad adulta en la que me empeño una y otra vez en recuperar a la niña que fui. En este juego las niñas que paraban, sostenían las gomas elásticas estirando hacia arriba los brazos al máximo. La niña que jugaba alcanzaba las gomas desde dentro con los brazos, mirando a cada una de las niñas que paraban alternativamente, mientras hacía varios enredos con las gomas y entonaba esta canción:

Anclas, clas,
patanclas, clas,
azules, les,
y blancas, cas,
anclas, patanclas,
azules y blancas.

Cuando se acaba la canción tenías que salir de las gomas, siendo más rápida que las otras niñas que bajaban velozmente las gomas para atraparte.»

  • Manuel Fernández y González de Mendoza, Cancionero musical infantil de Toledo, Universidad de Castilla-La Mancha, 1992.
  • Partitura alternativa en doslourdes.net

‘Nana del sueño’, de Carmen Conde

.

NANA DEL SUEÑO

Al sueño le crecen
cabellos de yerba.

Al sueño le nacen
azules gacelas,

que muerden los prados,
que triscan las eras;

que pacen las noches
sin que el sueño pueda

cortarse sus ramas
de verdes almendras.

Al sueño le llaman
y el sueño contesta,

con sus ojos claros
y su boca lenta,

que dice palabras
que el sueño se inventa.

Duérmete, mi vida,
niña de la tierra:

que el sueño te canta
para que te duermas.

.

  • Carmen Conde, en Canciones de nana y desvelo, Miñón, Valladolid, 1985; Susaeta, Madrid, 1992.
  • Hay una nueva edición muy reciente: Carmen Conde, Canciones de nana y desvelo; edición a cargo de José Calero Heras; ilustraciones de Kaffa, Octaedro (Biblioteca básica; n. 21), Barcelona, 2009. ISBN 9788480633178.

‘Son del zacatín’, poema inicial del ‘Libro de las mandangas’

Pulsad para ampliar

  • Poema inicial del Libro de las mandangas, ilustrado por Arturo García y editado como accésit del premio Luna de Aire por el CEPLI (Servicio de Publicaciones de la Universidad de Castilla-La Mancha), 2011, ISBN 978-84-8427-740-8. Disponible también como e-book.

Arrorró mi niño, cantado por Valentina la de Sabinosa (El Hierro)