Los pequeños escollos del vocabulario poético, estímulo para aprender (de una entrevista con Beatriz Giménez de Ory)

Ilustración de Antonio Guzmán

Ilustración de Antonio Guzmán

Esta obra [Canciones de Garciniño] es un homenaje a la lírica popular tradicional y, de manera muy especial, al romancero, ¿puede compartir con nosotros qué le animó a escribirla?

R:
Al principio, pensaba escribir un poemario sobre metamorfosis. De hecho, en casi todos los poemas se da una transformación más o menos mágica: un mago convierte a tres princesas en guisantes, una amapola se vuelve mariposa… Pero, aunque tenía como referencia las Metamorfosis de Ovidio, no me salieron poemas en hexámetros latinos (¡menos mal!), sino en octosílabos, casi siempre. Luego escribí el poema de Garciniño, y me di cuenta de que el poemario ya estaba encaminado: era este niño medieval el que traía consigo el resto de las canciones, que de manera natural surgieron en verso corto arromanzado.

Precisamente por su semejanza con esta poesía tradicional, encontramos palabras y expresiones que posiblemente serán poco conocidas por los jóvenes destinatarios de su obra: avecica, siete doblones, cristiano nigromante, azahar… ¿esta dificultad, a primera vista, por la compresión del texto por los niños, esconde alguna ventaja para su formación como lectores?

R:
Creo que sí. Son palabras dentro de un contexto muy claro y esto hace posible inferir el significado casi siempre: “Avecica que vuelas”, “Yo te compro este niño, chocolatero/ te doy siete doblones y diez dineros”. Si no, están los padres, o los educadores, para echar una mano. Estos pequeños escollos en la lectura son un estímulo para aprender. Cuántos niños hay con un léxico asombroso sobre navegación (porque les fascinan los piratas), o sobre los dinosaurios o las estrellas.
Por otro lado, el niño muy pequeño, acostumbrado a que muchas palabras del discurso común se le escapen, se queda satisfecho con el ritmo del poema y con la sonoridad de las palabras. Mi hijo de tres años recita el poema de “Las princesitas guisantes” y dice lo del cristiano nigromante de corrido (eso sí, poniendo cara de malo).

En la obra podemos encontrar también textos que podrían servir de cantilena a cualquier juego infantil, como “rueda, rueda” o “llueva que llueva”, ¿qué importancia tiene el juego en su poesía?

R:
Mucha. Gran parte de nuestro acervo poético está en los juegos. En los largos recreos de la tarde (me quedaba a comer en el colegio), las niñas cantábamos mientras jugábamos a las palmas, la cuerda, la goma, en corro o dispuestas en dos filas enfrentadas. Canciones que eran puro ritmo, casi siempre absurdas:”un mosquito me picó/ le cogí de las orejas/le tiré por el balcón” y que nos integraban mágicamente en el grupo.

Y ese aspecto lúdico del lenguaje también aparece en la creación e invención de nuevas palabras, a veces juegos de sonidos, como pirulín, pitigüela o petalosalas… ¿cómo valoras el aspecto creativo y lúdico de la literatura?

R:
Está claro que el lenguaje no solo sirve para las comunicaciones prosaicas. Hay que “desautomatizarlo”, como decían los formalistas rusos, y el juego es una manera excelente de propiciar la creatividad.

Anuncios

8 Respuestas a “Los pequeños escollos del vocabulario poético, estímulo para aprender (de una entrevista con Beatriz Giménez de Ory)

  1. Para qué extenderme mucho: lo suscribo cien por cien. El niño no necesariamente está solo ante el “peligro” del texto, y si lo está, su cerebro admite retos (más bien los demanda). Además, conozco pocos niños “automatizados” en el uso del lenguaje, salvo cuando imitan a los adultos en los usos consensuados, heredados o pragmáticamente requeridos (prefiero esta idea la de hablantes autómatas; no creo que tal cosa exista), y aun así, la creatividad, más o menos inconsciente, siempre está ahí a flor de piel.
    Aprovecho para felicitar a Beatriz por el premio y el libro.

  2. Beatriz Giménez de Ory

    Muchas gracias, Enrique. Me encantan Las coplas del dragón desdentado y Lo que Noé no se llevó, y a mi hijo también. Estoy feliz de formar parte de los Lunas de Aire.

  3. Jeanneth Martinez

    Hola amigos, la poesia puede abrir canales de comunicacion tan lúdicos y llenos de imaginación con los niños, gracias por la información, un abrazo desde Ecuador.

  4. Gracias a ti, Beatriz. “Los versos del libro tonto” gustan mucho a los niños de la biblioteca donde trabajo, pero están ahí porque antes me gustaron a mí. A Garciniño lo esperamos con liusión y un puntito de desvelo. Cuando llegue, le daremos un sayo limpio y fundiremos su armadura para hacer estanterías. Y lo de pertenecer a la familia de los “Luna” es una felicidad compartida, que además expreso aquí desde la casa de otro de sus cofrades.

  5. Y otro lunero se nos pasa de vez en vez, desde su Mano verde. Yo, feliz de escuchar conversaciones en mi casa, que más que «mi casa» quisiera que fuese una terraza para quien lo quiera.

    Pero hecha la cortesía, Enrique, a Beatriz le tenemos que hacer un feo, aun así, porque: ¡Ella tiene el título en el lomo! ¡Es un escándalo! 😀

  6. Así que mi libro lunero es el primero de tomo y lomo 😉
    Muchas gracias, Enrique, por el sayo limpio que le aguarda a Garciniño.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s