Martes mudo

Anuncios

8 Respuestas a “Martes mudo

  1. Je, je, vi la imagen en el reader, sin etiquetas, y la reconocí perfectamente. No sé cuántos años hace que lo leí, mejor ni pensarlo, de lo que estoy segura es de que lo hice un motón de veces. ¿El paquete que recibió la señora Maldiente traía dentro a Jim?
    Un beso enorme, Gonzalo.

  2. Sí lo traía, sí. ¿Cualquiera lo devuelve, verdad?

    (Por cierto que en esta especie de juego que son a veces los “martes mudos” nunca sé hasta qué punto mutarlos. Quizá los mute del todo y ya luego etiquete. Solo que hay tan poco tiempo para volver sobre los propios pasos, que la mitad quedaría por hacer.)

    Un beso

  3. Tienes razón. Con las etiquetas está chupao 😀
    A diferencia de Elisa, nosotros hemos leido los dos —Lucas + 13s— hace poco —un capítulo cada día, antes de dormir— en la estupenda edición de Noguer. Ya no entendería la historia sin las ilustraciones de Tripp.
    La geografía de China ya no tiene secretos 😉

  4. Ahí estamos nosotros también, en el capítulo nocturno. Tienen una medida excelente para esa función y casi nunca decae el interés (“casi” de prudencia, no de experiencia). En casa acabamos de encontrar a la sirena, así que aún nos queda aventura (en lenguaje del Quijote, estamos en “la segunda salida”). Y eso con la mayor; en su momento le tocará al pequeño. Para mí que son libros que fomentan la natalidad: se te acaba un niño (lo que llaman crecer, digo) y encargas otro para poder repetir lectura, una vez más, hasta el infinito y más allá. 😀

  5. Mi interés decaía, vencido por el sueño. Pero entonces sucedió lo que yo ansiaba tanto tiempo: que fueran ellos los que me leyeran el cuento a mí, mientras me quedaba dormido 😉
    ¡¡¡Quiero una locomotora ya!!!

  6. La mía aún no lee autónoma, todo llegará.
    (Y ¡menos zapatilla y más cuento! 😀 )

  7. Libros Para Peque

    Jim Boton es uno de los pocos libros que recuerdo de pequeña (y eso que leia mucho). Intenté leerlo con la peque hace un año pero no le convencia. Era muy pequeña. Lo seguire intentando.

    • No hay prisa, depende del momento, y sin duda de la edad (aunque a veces gusta afirmar que “la buena literatura no tiene límites”, el desarrollo de la lectura/atención a la lectura, y para empezar del vocabulario, tiene su ritmo). Yo empecé Momo con la mía y no pasó de la descripción del anfiteatro. Y no por eso duda uno ni de la calidad de Momo, ni de la calidad de los propios hijos. 😉

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s