Educar sin violencia: un vídeo para la reflexión

4 Respuestas a “Educar sin violencia: un vídeo para la reflexión

  1. Son 32 segundos –parecen pocos– pero detrás hay un trabajo enorme para plasmar emociones: ira, frustración, sumisión, culpa, impotencia, amor…

    Educar sin violencia, cualquier clase de violencia –insultos, menosprecios, y gritos incluidos–. Tengo pendiente ver el video que colgaste de Jutta Bauer.

    Gracias por publicarlo.

  2. Una compañera se preguntaba si no se podía haber hecho sin violencia; sin duda hay una contradicción en denunciar la violencia con violencia. Además de la reflexión sobre medios y fines, creo que supone también una reflexión útil sobre la construcción del relato, así que me apetece desarrollarla un poco. Como fuere, yo tiendo a pensar que no se podía haber hecho lo mismo. La sensación de horror de la abuela es la del espectador, al principio, que también se queda con la boca abierta. Y una vez abierta la puerta, se llena de un sentido nuevo: no el horror que acusa al otro, sino el que se reconoce como causa primera. Me parece muy difícil que luego el espectador no se pregunte: Y yo, ¿qué estoy haciendo? Más aún, si no limitamos la definición al bofetón, como dices, sino a cualquier forma de agresión a la independencia y autoestima ajena. Y quizá entonces colma de intensidad (casi de freno de emergencia) los segundos que van entre el dejarse llevar por los nervios y el acto mismo del que luego te arrepentirás.
    Gracias a ti por el adjunto.

  3. Rosana Escuel 4 La Boca

    Lamentablemente si no tuviese los segundos de violencia que tiene no impactarìa tanto. Quedè congelada vièndolo. No puedo màs que pensar en todos los alumnos que dìa a dìa padecen esas situaciones y luego nuestros discursos parecen caer en saco vacìo, puesto que no pueden entender que hay una forma mejor, un mundo mejor y que no deben reproducir esas escenas ni proceder asì con sus hijos.
    Fabuloso!!!

  4. Pienso también que hay mucha tristeza en la idea, casi un determinismo. Por fortuna no es tal, literalmente, no estamos determinados por lo que nos ha pasado; por desgracia (cuando este pasado es malo), ocurre más a menudo de lo que quisiéramos.
    Gracias por el comentario, Rosana

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s