‘Tristal cristeza’, de Carlos Edmundo de Ory

.
TRISTAL CRISTEZA

En nombre de mi alma genero ondas sonoras
Lingüista del silencio sintónico poético
amo sus piros y mis terios fonológicos
Sin duda soy un lo un co malabárico
desatando las sílabas lavadas en la música
Nochemente en primera persona oigo yorar
y en el arrullo del silencio discrimino
los timbres inauditos de mi acústica estética
Tristoy tristestoy por eso hablo increíble
como un ángel borracho de onomatopeyas
Nunca el gastar palabras sellará lo sentir
No miento el sentimiento con voces mundanales
ni soy pico de oro ni poeta gramático
Todo soñar sonoro trae sorpresa y prodigio
y basta con llamar las cosas por sus cumbres
Mi cristeza me dicta fonemas suficientes
Hace ya mucho que mi alma es de tristal
Hoy reflejo los dichos de la lírica libre
La expresión de un ser vivo se inventa cada vez
.

  • Del libro Miserable ternura-cabaña, según se recoge en Carlos Edmundo de Ory, Antología, selección de Ricardo Cano Gaviria y Rosa Lentini, DeBolsillo, Barcelona, 2001. ISBN 84-8450-511-1.
Anuncios

10 Respuestas a “‘Tristal cristeza’, de Carlos Edmundo de Ory

  1. Maravilloso Darlos Cadmundo: “basta llamar a las cosas por sus cumbres”.
    Gracias, Gonlazo.

    • “Si me hundo me Carlos Edmundo”,
      decía él. Siguiendo el juego:
      “Si me deslavazo me Gonlazo”
      “Si me abozalo me Gonzalo”
      Quizá me lleve tu juego a unos estrampoemas que ando ludeando (y que espero que sean menos forzados que estas improvisaciones).
      Un abrazo

  2. Guiada por tu blog llegué al de Víctor González, que me maravilló. Pero como el último trocito de palabra que me quedaba lo había usado aquí, no pude dejarle ningún comentario.

    • No sé cuán difícil será conseguir los libros de Víctor en Uruguay, si Anaya los distribuye o quizá no; pero valen la pena. Por fortuna en su blog comparte, y con una frecuencia pasmosa, muchos más cuentos imposibles.

      Por cierto, y a quien quiera descubrir tu propio blog, ¿por qué timidórcholis no le dejas que mi blog lo guíe? No es fácil que sepan por adivinación que basta con buscar “Palabras en los ojos” en la columna derecha o bien ir a http://www.mercedes-calvo.blogspot.com. Y aunque Nadie nos esté leyendo (Nadie, el amigo de Ulises), yo nunca lo diría aquí sin tu permiso… 😀

  3. No es timidez, Gonzalo. Es manejo cero de la tecnología más elemental. De todos modos, gracias por la infidencia

    • Aquí el infidente dispuesto a seguir infidenciando. En el apartado “Deja un comentario” tienes tres casillas previas a la del comentario propiamente dicho: Nombre (obligatorio), Correo electrónico (obligatorio, no visible a los demás) y Web (voluntario). En esta última es donde debes introducir la dirección de tu blog (o donde sea que quieres apuntar).

      Si usas un navegador con memoria y ya no tienes que introducir los datos en el formulario, salvo el comentario (¿pahmentario?), puedes probar dos cosas: a introducir igualmente la dirección web, si ves la casilla, por si la memoriza; y si no ves esa casilla, ya deberías averiguar dónde almacena tu navegador esos datos.

      Abrazo

  4. PAAAHHH! GRACIAS!!!!!

  5. Enorme poeta. Era mi tío abuelo.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s