‘Los niños han de tener la oportunidad de crecer, de expandirse’

Dice Victor Mabasha, el complejo asesino a sueldo de La leona blanca, el tercer caso de Wallander:

«¿Quién soy yo? Un ser humano que ha perdido su identidad no es ya un ser humano, sino un animal. Eso es lo que me ha ocurrido a mí. Empecé a matar personas porque yo mismo estaba muerto. Cuando era niño y veía los rótulos, aquellos condenados rótulos que indicaban dónde podían estar los negros y qué lugares eran sólo para blancos…, fue entonces cuando empezó a menguar mi persona. Los niños han de tener la oportunidad de crecer, de expandirse. Sin embargo, en mi país, el niño negro debe aprender a disminuir cada vez más. Yo veía a mis padres sucumbir bajo su propia condición de invisibles, su propia amargura reprimida. Yo era un niño obediente, que aprendió a ser nadie entre otros nadie. Mi condición de ser diferente fue mi auténtico padre. Ella me enseñó lo que nadie debería verse obligado a aprender: a vivir en la falsedad, en el desprecio, en una mentira que, en mi país, adquirió la categoría de única verdad. Una mentira por la que velaban la policía y las leyes y, sobre todo, un río de aguas blancas, un río de palabras acerca de la diferencia natural entre el blanco y el negro, acerca de la superioridad de la civilización blanca.»

  • Henning Mankell, La leona blanca. Traducción de Carmen Montes Cano. Tusquets, Madrid, 2003; cita de la colección Maxi, 2008, pp. 234-235.

4 Respuestas a “‘Los niños han de tener la oportunidad de crecer, de expandirse’

  1. Para mí, los niños son una fuente de sabiduría superior incluso a los que ya han vivido.

  2. Hola, Paulifacético.

    Si les dejas hablar y les das espacio, son asombrosos. No sé si yo, personalmente, lo llamaría sabiduría. Pero su curiosidad, su falta de prejuicios (en muchos campos) y su esfuerzo intelectual pueden servirnos de modelo, a mi entender, para comprender más y mejor el mundo que nos rodea.

  3. Que la revelación venga de un asesino a sueldo hace que la reflexión sea todavía más profunda ¿no? El primer prejuicio es este: ¿qué puede enseñarme un asesino? Y entonces aparece la voz del niño, escondida en ese recuerdo… Deberíamos escuchar más a los niños, sí. Más a todas las voces que son silenciadas en favor de “la única verdad”. Me gusta lo que hacés, Darabuc, una buena cita vale más que cualquier reseña. Ya me apunté el nombre del libro, quiero leerlo:-)

  4. Espero tener el tiempo de reseñar, aunque sea muy brevemente, el libro completo, que me parece una buena lectura para los jóvenes que ya se alejan de la típica literatura juvenil.
    El personaje de Mabasha es extraño, desde luego. Como lector diría que en efecto pretende ser profundo y llevar al lector occidental a las realidades por lo general desconocidas de la mentalidad africana (al menos, de cierta mentalidad sudafricana y de la casi increíble realidad del apartheid). Mankell ha vivido mucho tiempo en África y quizá sea una buena puerta de acceso.
    Gracias por tu amabilidad. Pienso que las citas también tienen sus trampas, al sacar de contexto. Pero al lado de una reseña que habla del otro al menos sí debe haber, en lo que permiten tiempo y espacio, la propia voz del otro.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s