‘La montaña rusa’, de Nicanor Parra

.

LA MONTAÑA RUSA

Durante medio siglo la poesía fue
el paraíso del tonto solemne.
Hasta que vine yo
y me instalé con mi montaña rusa.
Suban, si les parece.
Claro que yo no respondo si bajan
echando sangre por boca y narices.

.

8 Respuestas a “‘La montaña rusa’, de Nicanor Parra

  1. ¡Qué buen recuerdo guardo de los antipoemas de don Nicanor! El del tambor no, que ése era otro… Tuve un profe de literatura hispanoamericana que lo admiraba, y al final nos contagió. Creo que durante un tiempo pulularon unos micropoemas suyos por las calles neoyorquinas y uno de ellos decía algo así como “Nueva York: donde la libertad es una estatua”. Por cierto, yo me acabo de bajar de su montaña y he salido indemne. Aunque un pelín aturdido, todo hay que decirlo. A ver qué tal los demás…
    Un abrazo.

    • Suelo interesarme poco por las cuestiones biográficas, y asociar los homenajes (tristemente suele ser así) a lo póstumo, y entre una cosa y la otra casi me ha sorprendido saber que Nicanor Parra aún vive (muy cerca ya de los 100 años) y al parecer aún provoca. Es un papel extraño, este del provocador, incómodo como necesario, en el que quizá no es difícil excederse (pienso en Darío Fo, más aún en Leo Bassi), pero justo esa necesidad social que tenemos (contra la quizá arraigada tendencia a aborregarnos) parece ofrecer disculpa de más. ¿La intención no lo justifica todo, pero algo pesa?
      Un abrazo

  2. anakaren dominguez morales

    gracias por ayudarme a hacer mi tarea

  3. Antonio García Teijeiro

    Los Parra son una familia increíble. Las canciones de Violeta mojan el alma.
    Los “Antipoemas”, descolocan pero ayudan a solucionar rompecabezas de vida. Subí a la montaña rusa y, de momento, prefiero quedarme. Cuando llegue a casa, revisaré su poesía y les daré a mis alumnos una píldora “parreña” para intentar descolocarlos y que piensen hasta dónde puede llegar la poesía.
    Y ahora, un poema que en clase de creación literaria con los chavales estuve radiografiando:

    VINTE A CARÓN DA LAREIRA
    E NON PUIDEN
    CONVERTERME EN LUME.
    DOEUME MOITO.
    (Te vi al lado de la chimenea
    y no pude
    convertirme en fuego.
    Me dolió mucho.)
    Apertas dende Galicia

  4. Pingback: Nicanor Parra, Premio Cervantes de Literatura « Niños y poetas

  5. SINFONÍA DE CUNA

    Una vez andando
    por un parque inglés
    con un angelórum
    sin querer me hallé.

    Buenos días, dijo,
    yo le contesté,
    él en castellano,
    pero yo en francés.

    Dites moi, don angel.
    Comment va monsieur.

    Él me dio la mano,
    yo le tomé el pie.
    ¡Hay que ver, señores,
    cómo un ángel es!

    Fatuo como el cisne,
    frío como un riel,
    gordo como un pavo,
    feo como usted.

    Susto me dio un poco
    pero no arranqué.

    Le busqué las plumas,
    plumas encontré,
    duras como el duro
    cascarón de un pez.

    ¡Buenas con que hubiera
    sido Lucifer!

    Se enojó conmigo,
    me tiró un revés
    con su espada de oro,
    yo me le agaché.

    Ángel más absurdo
    non volveré a ver.

    Muerto de la risa
    dije good bye sir,
    siga su camino,
    que le vaya bien,
    que la pise el auto,
    que la mate el tren.

    Ya se acabó el cuento,
    uno, dos y tres.

    * De Poemas y antipoemas. Yo lo tomo de una nota del blog de Enrique Cordero Seva, en ocasión del premio Cervantes.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s