‘Melena’, de Pablo Albo y Riki Blanco

Melena, de Pablo Albo y Riki Blanco, álbum de pequeño formato publicado por Factoría K de Libros, parece abrirse con una posibilidad de la imaginación rodariana: ¿qué pasaría si… una niña tuviera una melena tan frondosa que acogiera en ella a toda clase de animales, incluso a los más gigantescos? Pero el álbum da un giro nuevo a estas expectativas y, cuando la protagonista se corta por fin el pelo, hallamos que lo que existía en realidad era una selva sobre su cabeza, que la melena solo ocultaba.

Esta anécdota surrealista parece muy propia del humor infantil, y quizá sea una de las claves del acierto de este álbum; pero no más que el estilo, característicamente pabloalbesco; el gancho narrativo de arranque («He tenido que cortarme el pelo. Ha sido una experiencia nueva para mí. Algunas personas me decían que había crecido demasiado. Sobre todo mi madre. Pero no ha sido por eso»; ¿por qué ha sido, entonces?) y el juego con lo que se cuenta y lo que no, por ejemplo con el personaje de Mariola, lo que parece invitarnos a una vida real, abrir la ventana a un mundo existente, por fantástico que parezca. En cuanto a las ilustraciones de Riki Blanco, emplean un estilo relativamente austero y sin estridencias cromáticas, repleto de transformaciones de la melena-mundo: en solo unas páginas, la melena cobra forma de globo, de ovillo, de nido, de río o de cuerpo de avestruz. El conjunto me parece muy recomendable de cinco años en adelante, sin límite de edad por arriba.

Pulsad para ampliar

  • Pablo Albo y Riki Blanco, Melena. Factoría K de Libros, Vigo, 2009. 16 x 16 cm, 40 p. ISBN 978-84-96957-70-1.

8 Respuestas a “‘Melena’, de Pablo Albo y Riki Blanco

  1. Me encanta la pareja de fenómenos. El álbum es para releerlo muchas veces.
    Me llamó la atención cuando salió un álbum de Neil Gaiman y Dave McKean, “Cabello loco”. Tienen muchos puntos en común ambos trabajos.
    Es curioso que digas que el protagonista es una niña, pues creo que era un niño… me gustaría la idea de que fuera una niña, en algunas ilustraciones y en parte del texto se nota una atracción amorosa entre el/la protagonista y Mariola.
    Un saludo, me encanta tu trabajo, Darabuc.

  2. Hola, Rubén:
    Es un libro que me hace despegarme y ensoñarme: en seguida, como si saltaran chispas, me despierta recuerdos o ideas. Así que bien puede tratarse de un niño y que yo haya reconstruido una historia distinta a la propuesta. Lo revisaré cuando me devuelvan el ejemplar, ahora prestado (ah, bueno, quizá tenga que elegir entre el amigo y el libro…).
    Gracias, como siempre, por tus comentarios

    • Hola de nuevo: revisada la cuestión, probablemente es un niño, como dices: “no eres el primero que…”, “claro, mujer”, y algún dibujo del final o comentario intercalado. Pero es curioso cómo (a mi entender, claro) el texto y la ilustración aguantan casi por completo una lectura como niña (y sí, puede haber tensión romántica, pero a esa edad, tampoco está tan lejos de las tensiones de la amistad). También resulta curioso imaginarlo desde el punto de vista del autor (de ser como digo, ¿cómo se habría llegado hasta ahí: deliberadamente, inconscientemente, azarosamente?) aunque por descontado, no pretendo achacarle mis torpezas.
      ¡Feliz año!

  3. Menuda pareja estos dos, ¡mejor no dejarlos mucho tiempo juntos! El libro me encanta, pero la última parte de la reseña, eso de: “sin límite de edad por arriba” ¡me ha encantado!

    • Yo sería más partidario del método Sing-Sing: dejarlos juntos y que no puedan salir de la celda hasta que no entreguen x libros por mes (o por semana, si deslocalizamos la cárcel a China…).
      Un abrazo (libre de humor laboral negro) y feliz año.

  4. Yo estaría de acuerdo en firmar una petición de secuestro y tenerlos recluidos sin más alimento que tinta y papel… jejeje.
    Darabuc, me alegra que te tomes tantas molestias en los comentarios, soy un ávido lector del blog, tu blog.
    ¡Felices fiestas!

    • “Molestias”, como las de tomarse un buen pastel o sentarse en una terraza agradable. Los comentarios son la sal del blog y sin ellos me sentiría dando una clase magistral para la que no tengo ni preparación ni interés. Tanto como el blog se asemeje a un espacio de charla amigable (incluidas discrepancias y disparates, como en toda conversación), tanto como lo disfrutaré.

  5. Un curioso limerick de Lear que viene al pelo:

    There was an Old Man with a beard,
    Who said, ‘It is just as I feared!
    Two Owls and a Hen,
    Four Larks and a Wren,
    Have all built their nests in my beard!’

    Había un hombre viejo y muy barbado
    que dijo: “¡Ya lo había sospechado!
    ¡Lechuzas, golondrinas,
    alondras y gallinas,
    todas en mi gran barba han anidado!”.

    La traducción citada es de Seikilos y la imagen puede verse en este otro enlace a su web.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s