‘Malena Ballena’, de Davide Cali y Sonja Bougaeva

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Malena es una niña gorda, infeliz y acomplejada, y sus compañeras de natación —crueles con la debilidad, como suelen ser los niños— se burlan de ella llamándola «ballena». El monitor de natación (gordo también, según nos cuenta la imagen) la anima a pensar de otra manera: «Somos lo que pensamos que somos. … ¿Crees acaso que el pájaro o el pez piensan que pesan mucho? ¡Por supuesto que no! Así que si quieres ser ligera, piensa que lo eres. ¡Inténtalo y verás!».

Malena lo prueba, se esfuerza por imaginarse a sí misma de otro modo —en la piscina, en la calle, en la escuela— y logra aceptar su gordura. «Durante toda la semana, Malena hizo lo que le había aconsejado el monitor de natación. Pensó que era un canguro, una estatua, un conejo, un sol radiante. “¡Y funcionó!” Saltó muy alto en gimnasia. No notó el pinchazo de la vacuna. Se comió todas las zanahorias en el comedor del colegio. Consiguió que Eliot se fijara en ella y que por primera vez le sonriera…».

Esto podría ser parte de un manual de autoayuda, pero recuerda mucho más a otro delicioso libro de aceptación de uno mismo centrado en un personaje gordo, como es Zapatos de fuego y sandalias de viento, porque está contado e ilustrado con una gracia que hace imposible no terminar sonriendo y deseando ser como Malena.

  • Davide Cali y Sonja Bougaeva, Malena Ballena. Libros del Zorro Rojo, Barcelona, 2010. Traducción de Juan Gabriel López Guix. 21 x 28 cm. 28 pp. ISBN 978-84-92412-59-4.

5 Respuestas a “‘Malena Ballena’, de Davide Cali y Sonja Bougaeva

  1. Simplemente me encantó!!!*   ★ *   ★   ★  ★  *   ★          ★       ★  *  ★   ★    *       ★  *     ★   ★

  2. No sé cómo, pero terminamos luego de ver estas imágenes, leyendo “Pancitas argentinas” de Guillermo Saavedra (nos encanta!!!)

    Increíbles rutinas de Pancitas argentinas

    (fragmento)
    Increíbles rutinas de Pancitas argentinas
    (fragmento)
    Todo el mundo tiene panza,
    de la Argentina al Japón;
    es un bultito que avanza
    encima del pantalón.
    Hay panzas casi invisibles
    y otras muy desarrolladas,
    pancitas indescriptibles
    y panzas embarazadas.
    Unas parecen tablitas
    de tan chatas y escondidas
    y otras están bien llenitas
    de panchos y otras comidas.
    Hay gente que nunca muestra
    su panza si va a la playa,
    y conozco una maestra
    que tiene la panza a rayas.
    Pero sobre todo hay tres
    hermanitas adorables:
    al derecho y al revés,
    tienen panzas memorables.
    Ésta es la historia incompleta
    de esas muchachas divinas
    y sus panzas en chancletas:
    las Pancitas argentinas.

    […]

  3. Hola, Andrea:

    Muchas gracias por tu comentario y por la referencia, que desconocía.

    Un abrazo

  4. LUCIA SOLIS CASTRO

    Es un excelente libro, para trabajar bulyng, pero me lo pueden regalar en digital.. me urge trabajarlo…mil gracias…

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s