‘Crispín: la cruz de plomo’, de Avi

Crispín: la cruz de plomo, de Avi, es una novela histórica de ambientación medieval que a mi juicio destaca justamente por el cuidado puesto en una ambientación histórica realista; por ejemplo, la reconstrucción de una aldea pobre (cuyos habitantes compartían directamente con los animales el poco espacio de sus casas) y de una ciudad algo mayor (cuya primera impresión es cómo apesta el río de suciedad y excrementos de sus calles). Son datos conocidos, pero que cuesta mucho ver en la mayoría de las novelas medievalizantes. En este sentido me parece significativo que el libro esté dedicado a un especialista en la historia social de finales de la Edad Media, como es Teófilo F. Ruiz.

Más allá de la ambientación, es una novela de crecimiento y reflexión. Crispín conocerá la injusticia y la justicia y deberá decidir quién quiere ser y qué lugar quiere ocupar la sociedad (nace sin elección, pero la evolución de la trama lo acaba situando en una posición en la que sí podrá, o más aún, deberá tomar decisiones de calado). El personaje que ocupa el lugar central en la novela, sin embargo, es un juglar libertario, cuyo ideario parece mucho más próximo a nuestro presente que al pasado medieval.

Quizá lo peor de la novela sea este anacronismo de pensamiento, del juglar y de algún otro revolucionario que hasta pide el sufragio universal, lo que se combina bastante mal con el realismo de otros pasajes. O que Crispín, el tímido e ignorante aldeano, aprenda en pocos meses a describir con algún detalle edificios urbanos (desde luego, elegir a un protagonista ignorante es un problema técnico grave, en una novela: su pensamiento literal aburriría al lector más pintado). Comparado con la mayoría de lo que se publica en su campo, sin embargo, no cae en el feminismo cutre (tampoco entra en el feminismo sensato) ni suelta un panfleto anti- ni prorreligioso (la cuestión política es más panfletaria, pero al menos se dirige contra un vicio político, como es la tiranía, no contra el blanco o negro, laico o creyente, que le caiga mal al autor). Y sin duda, la presentación clara, los capítulos breves y el buen ritmo general hacen que se lea bien. También ayudan (si a esto no le pedimos verosimilitud) la evolución heroica de Crispín y, por qué no, el final positivo.

  • Avi, Crispín: la cruz de plomo (Crispin: The Cross of Lead, 2002). Medalla Newbery de 2003. SM, Madrid, 2003 (El barco de vapor, serie roja). Traducción de José Calvo. 256 pp. ISBN: 84-348-9601-X.
  • Reseña en Bienvenidos a la fiesta y en S.O.L.

2 Respuestas a “‘Crispín: la cruz de plomo’, de Avi

  1. No pienso leerlo, aunque eso no tiene importancia ya que yo… leo poco. Pero ¡la portada es muy bonita! Un saludo,

  2. No es Cunqueiro, no.

    La cubierta de SM da más importancia al juglar, lo que es justo con la novela, pero como cubierta de colección, no tiene el aire peculiar de esta.

    Un abrazo

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s