La cabaña de papas fritas, por Jorge

«Yo voy a inventar una cabaña de papas fritas.
Esta cabaña tiene televisión de papas con antenas de escarbadientes. Tiene comodidades para golosos. Con mayonesa, ketchup y mostaza en la heladera y puré por si acaso.
Vive en ella un hombre obeso, de muy buen gusto y que tiene siempre hambre.
Hay sillones de churrascos y alfombras de huevo frito. Y una mesada hecha de cubos de tomates.
Pero no solo eso, también las camas son de milanesa a la napolitana con queso parmesano y jamón ibérico.
Para finalizar, se complementa con un auto de hamburguesa y garage de tostadas con mermelada.
Me gustó!!!!»

9 Respuestas a “La cabaña de papas fritas, por Jorge

  1. Enrique Cordero

    Rodari hubiera llorado de alegría, o de risa, con esta cabaña de papas fritas. Bueno, y a Dalí le hubieran encantado las alfombras de huevo frito. A mí me gusta más esta casa que la de Hansel y Gretel, tan empalagosa. Yo creo que la habita Homer Simpson, pero eso ya me lo tiene que confirmar Jorge.
    Un abrazo

  2. Lo bueno es que los chavales habían hecho otras muchas cabañas de primera, enormemente imaginativas. Elegí esta porque fue la primera que leí y me pescó a seguir leyendo sin parar hasta el final de la página. 🙂

  3. Jorge C. López

    Deleité mi paladar de lector al degustar cada palabra de este escrito humorístico. Me hizo provecho. Hay todavía esperanzas en el mundo, cuando en un chico se despierta la inteligencia creativa, la libre expresión y el fino humor… Pero seguramente esto no es casual. Sé a ciencia cierta, qué docentes están proporcionando su valioso aporte para que este milagro cotidiano ocurra.
    Felicitaciones a Jorge por su cabaña, no diet, a su docente de 5º grado por dar las condiciones para esta producción y a Andrea, la bibliotecaria, por nada menos que promover la vida cultura, espiritual y pedagógica de la escuela!
    Cariños.
    Jorge Carlos López
    Supervisor de Bibliotecas

  4. Hola, Jorge:

    No es casual, no. Ni poco importante. En cada madre o padre que día a día procura educar a los pequeños (y aprender de ellos, no se olvide); en cada maestra/o que observa con atención y va corrigiendo rumbo y animando a seguir; en cada biblioteca abierta de la que se procura extraer todo el jugo posible; en la participación esforzada de los chicos, con sus dudas, pero también con su admirable capacidad de risa e imaginación, en todo eso que no hace ruido y es labor de hormiga, miga a miga, vive quizá lo mejor de nuestras sociedades, porque es justo la siembra de la esperanza.

    Yo, por lo menos, creo que la biblioteca debe estar en el centro de la escuela, y la escuela en el centro de la sociedad.

    • Jorge Carlos López

      Estimado Darabuc, coincido con tus afirmaciones. Precisamente mi trabajo consiste en que 42 bibliotecas de 42 escuelas de Buenos Aires, consigan ese propósito común. Por suerte no estoy solo en este cometido. Gracias por tus certeras palabras!
      Jorge.

  5. ¡Genial! Aparte, Jorge es un gourmet. Creo que yo, al menos, ya no voy a escribir más. Un abrazo,

  6. Jorge: me encantó tu cabaña y me da ganas de conocerla. Espero próximamente encontrar algo nuevo tuyo. Andrea

  7. A mi es que me gusta tanto la buena mesa…

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s