Las mujeres del futuro

Las obras de anticipación con mundos utópicos son curiosas, pasado el tiempo. En Óscar cosmonauta se narra esta «emancipación» de las mujeres:

«Óscar abrió la puerta del “Bólido” y vio tres hombres, tan parecidos a los de la Tierra, que le costaba trabajo pensar que eran habitantes de otro planeta … Los tres hombres de Telo eran el Piloto, el Radio y el Mecánico …
—Esto os irá bien —dijo el Mecánico dirigiéndose a Óscar y a Silbina—. Estas píldoras las acaban de inventar en nuestro planeta. Tienen mil calorías exactas. Con eso estamos comidos para todo el día y economizamos nuestro tiempo y el de nuestras mujeres … Con estas píldoras, el hambrón satisface su hambre, y el desganado, sus caprichos. Cuando se pusieron a la venta, nuestras mujeres hicieron una manifestación pacífica y pintoresca. Se pasearon por los jardines de Telo pidiendo una estatua para quien las había inventado. Para ellas, cada una de estas facilidades significa la total emancipación de lo que a las mujeres de la Tierra supone trabajo y cavilaciones. Tienen más tiempo libre para dedicarlo a la educación de los niños o a trabajos culturales y artísticos.»

  • Carmen Kurtz, Óscar cosmonauta, ils. Carlos María Álvarez, Juventud, Barcelona, 1988, 7.ª ed, pp. 106-108.
Anuncios

3 Respuestas a “Las mujeres del futuro

  1. Curiosa lectura!!! yo siempre pienso en otra forma de emancipación, en un reparto equitativo de las tareas domésticas, que no sólo dejaría tiempo para tareas culturales y artísticas, sino sociales, formativas y laborales.
    Pero bueno … habrá que leerlo entero para saber más.
    gracias

  2. Claro, a eso me refiero: es una «liberación» que hoy nadie firmaría, una «utopía» que hoy no queda muy lejos del castigo, una buena intención que ya no sienta bien. En su descargo (al menos relativo) que el original es de 1962.

  3. Aparte de la “curiosa” emancipación, ¡qué nostálgico! Me ha recordado que leí dos, Óscar en el laboratorio, creo, y otro más cuyo título no recuerdo. Me gustaron mucho, pero la verdad es que… yo era más de “Fatty” y de “Jupiter Jones”. O sea que a aquella tierna edad ya estaba, sin saberlo, muy colonizado.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s