El tigre en el pozo, de Philip Pullman: descenso a los infiernos

darabuc-pullman-the_tiger_in_the_well_coverEl tigre en el pozo es el tercer melodrama de aventuras de la serie de Sally Lockhart, después de La maldición del rubí y La sombra del norte. Pero es algo distinto: más extenso (430 pp.), lento (casi moroso, en algunos aspectos), ideológico y en general más ambicioso. El tigre en el pozo está dividido en tres partes o «libros», pero yo dividiré mi comentario en dos, empezando por el primer gran movimiento de la acción, que es un descenso a los infiernos. (Tendré que contar parte del argumento.)

Sally recibe una comunicación judicial por la que un hombre del que nada sabe le exige el divorcio y reclama la custodia de Harriet, la hija de Sally (y Fred). A partir de aquí, una trama judicial y policial cada vez más opaca y asfixiante hace que Sally lo pierda todo y la obliga a huir a las zonas más humildes y castigadas de Londres, hasta acabar durmiendo en el banco de un cementerio. La novela crucifica a Sally con un proceso moroso e implacable. En una trama secundaria hasta este punto, se inician pogromos en Rusia y hay un gran movimiento de emigración en condiciones muy duras.

El enemigo de Sally es doble: el primero y más visible es cierto señor Parrish, del que nada sabe, pero en la sombra quien mueve sus hilos es una figura misteriosa: un hombre paralítico, descomunal, cruel, con residencias adaptadas en muchas ciudades en Europa, al que acompaña el que se dice es un espíritu maligno capaz de entrar y salir de su cabeza. La pregunta más repetida en el primer movimiento es: «¿Por qué?» ¿Por qué yo? ¿Por qué mi hija?

El descenso de Sally sirve para establecer dos denuncias. Una, la feminista, más directa en este libro que en los anteriores; en buena medida, Sally se ve tan perjudicada por la trama conspirativa como por los prejuicios de los bienpensantes. La segunda es social: Sally descubre que ha vivido en un colchón de riqueza cuya cara oculta (para ella) era la explotación laboral; por ejemplo, ya en el segundo movimiento verá cómo se fabrican las cajas de cerillas de una empresa de la que ella tiene (o tenía) acciones.

Las novelas ideológicas son un género difícil. Como en La materia oscura, tengo la sensación de que el anticlericalismo-anticatolicismo del autor (no es lo mismo, pero no siempre apunta a la misma diana) estropea algunas páginas. Pero también cabe leerlo, recordando lo apuntado en otro comentario, como lo propio de un personaje del siglo XX perdido en el XIX:  sin duda, hoy no tenemos en general las mismas fuentes de confianza.

La defensa del socialismo también tiene sus enredos. En primer lugar, es una elección extraña la de pretender un realismo agónico a través del más teatral de los géneros, el melodramático. Pero en este caso, Pullman permite que los personajes hablen menos y hagan más, con lo cual sienta menos al lector en el banco de la instrucción moral. Y con eso logra aciertos literarios expresivos por sí solos, como los problemas con los que se topa Sally por no haber aprendido a hablar mal, a hablar cockney:

Good-night, love. Here – you don’t mind if I say summing? It ain’t yer clothes as gives yer away – it’s yer voice. Talk a bit rougher, and you won’t stick out. You’ll get used to it. [Vaya bien, guapa. Oime… ¿quiés un consejo? Que no’s la ropa lo que canta, es lo fino qu’hablas. Suelta la singüeso y ya no cantarás. No te procupes, lo pillarás pronto.]

En esta novela es aún más claro el trabajo lingüístico de Pullman con las distintas voces (que no sé cómo se ha traducido; vale la pena leerla en inglés).

El segundo movimiento del libro es más aventurero, pero no cabe ya en esta nota; en otra os contaré mis impresiones.

Anuncios

Una respuesta a “El tigre en el pozo, de Philip Pullman: descenso a los infiernos

  1. Pingback: El tigre en el pozo, de Philip Pullman: sufrimiento, aventuras y redención « Darabuc · literatura infantil e ilustración

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s