La maldición del rubí, de Philip Pullman

darabuc-pullman-cover_ruby_in_the_smokeLa maldición del rubí (The Ruby in the Smoke, 1985) es una novela melodramática de emoción e intriga, ambientada en Londres  en 1872, en la que Sally Lockhart (protagonista de cuatro novelas en total, aquí con 16 años y luego con veintipocos) descubre la verdad sobre su pasado y se abre camino propio contra las circunstancias.

Hay crímenes, malos malísimos y buenos que triunfan contra todas las apuestas, un rubí de valor incalculable, un fumadero de opio, un padre muerto nada más comenzar el libro (y un padre que vende a su hija por codicia, y el descubrimiento de las mentiras), culpa y expiación, lágrimas, bastante violencia (en parte, brutal, en parte, moderada por su propia teatralidad de género), un amor incipiente…

Podría ser la receta de un libro insufrible, pero Pullman lo solventa con una reconstrucción interesante de la vida cotidiana en una gran ciudad del XIX y mucha pasión por la técnica (en este caso, la fotografía). El original incluye además el juego literario de las diversas formas de hablar de los personajes, según su origen y clase social.

Las novelas de época con protagonista femenina suelen tener un problema adicional de verosimilitud: sus heroínas piensan como mujeres actuales y, en muchas ocasiones, tienen más libertad de la que tenían. A veces se hace con afán reivindicativo (así es en estas novelas), a veces simplemente para negar de forma expresa validez a un pasado no igualitario. Sigue siendo un problema literario, en cualquier caso, y Pullman no escurre el bulto, sino que lo reconoce y soluciona de un plumazo en el propio texto:

Eran pocos los sitios, en la Inglaterra de 1872, donde una joven pudiera ir sola a sentarse, y pensar, y quizá tomar algo de té. … Solo había una clase de mujeres jóvenes y bien vestidas que se movieran con libertad por hoteles y restaurantes; y Sally no quería que la confundieran con una de ellas.

Pero Sally era una joven muy poco habitual. Su educación le había proporcionado una independencia de pensamiento que la hacía más semejante a una chica de hoy que a las de su propio tiempo; y por eso se había atrevido a salir, y por eso no se arredraba ante la idea de quedarse sola.

Por otro lado, la lectura de estas obras me hace pensar que La materia oscura no tiene «tintes melodramáticas», como dije aquí, sino que probablemente es un melodrama de pleno derecho: fantástico y visionario, en lugar de social e histórico, pero en buena medida, melodrama de género.

  • La maldición del rubí, trad. Imma Lizondo y Óscar Vendrell, Montena, Barcelona, 2001; Sally y la maldición del rubí, Puck (grupo Urano), Barcelona, 2007. Cito traduciendo de la edición inglesa. La cubierta la tomo de la página del autor; es quizá la que mejor transmite la clase de juego literario —en parte, de pastiche— en la que se embarca Pullman.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s