Reseña de Ojobrusco en la XXIV Muestra del Libro Infantil y Juvenil de Madrid

darabuc-resenia-ojobrusco-muestra-libro-infantil-madrid-b

(Las reseñas del catálogo de la XXIV Muestra del Libro Infantil y Juvenil de la Comunidad de Madrid son de A mano cultura. Pulsad en la imagen para ampliarla. Gracias, Enrique, por avisarme.)

El ángulo aberrante se refiere al punto de vista desde el que se toma la imagen. Se da cuando “la cámara capta la imagen con una inclinación lateral y pierde el nivel paralelo al suelo. Se puede utilizar este tipo de ángulo para crear un efecto expresivo de inestabilidad o simplemente por usar un encuadre inusual y rompedor con la norma”, según esta fuente.

En general, quizá en muchos álbumes contemporáneos cabe preguntarse por qué razón se opta por determinadas soluciones inusuales, qué se quiere comunicar con eso y qué se consigue comunicar en efecto (se quiera o no). Es una cuestión para la que yo, personalmente, no tengo respuesta clara. Veo que se acumulan los factores, incluidos factores sociales como la competencia entre ilustradores y las necesidades paralelas de diferenciarse y de crear un estilo visual reconocible en una sociedad de mercado.

Ahora bien, aunque ello puede introducir cierto ruido en la comunicación con los lectores, me pregunto si, hasta cierto punto (pero ¿cuál?), no es sano, una primacía de la vitalidad por encima de las normas o la construcción de sentido de acuerdo con principios teóricos (principios que, según demuestra la historia, se suelen considerar atemporales pero en realidad también se hallan sujetos a modas). Tal vez no, o no, por lo menos, si se aspira a la obra maestra. Pero, ¿se crea en condiciones que permitan aspirar a eso o el mercado editorial ahoga demasiado? Y por otro lado, ¿deben coartar las circunstancias la capacidad crítica?

Mucho que cavilar, sin duda.

Anuncios

5 Respuestas a “Reseña de Ojobrusco en la XXIV Muestra del Libro Infantil y Juvenil de Madrid

  1. Enrique Cordero

    Es curioso que a mí también se me quedara grabada la expresión “ángulo aberrante” cuando leí la reseña. Me imagino que es un término foto-cinematográfico, relacionado con los “picados” y “contrapicados”. En ese sentido, para aberrantes los ángulos de Orson Wells en “Ciudadano Kane”, que, por supuesto, cumplen una función no sólo estética sino también narrativa. La ilustración infantil, libre como cualquier otra expresión artística, toma prestados también (no tanto como el comic) elementos del Séptimo Arte. Y, según la reseña de “A mano cultura”, en el caso de Quarello hay un uso gratuito. Es decir, un uso estético, pero sin función narrativa; o mejor dicho: sin correspondencia con un relato que, según los reseñadores, carece de tensión. Bueno, yo no estoy de acuerdo. El relato de Darabuc, como cuento tradicional que es, ofrece tensión, emoción y una muy distendida solución final. Queda por debatir si las ilustraciones complementan o distorsionan esas tensiones y distensiones.

  2. Reconozco que no entiendo lo de que “el relato carece de tensión”. Dentro de sus márgenes (de extensión y lector modelo), diría que la hay, es una aventura clásica, de las que Propp estudió tan bien; lo cierto es que mis dudas personales tienden a ir en la dirección contraria, la de si no es un texto demasiado clásico (tan clásico que pudiera resultar anodino; aunque eso pudiera ser vicio del que ha leído mucho, que se enfrenta a los libros de un modo muy distinto al que usan los usuarios últimos de los álbumes, lectores de 3 a 8 años o lo que corresponda).

    No sé si es un reproche y debería haber más tensión, o si se refiere a otra clase de tensiones, distintas de las argumentales (por ejemplo, del propio texto frente a sí mismo, aunque eso sería jugar muy al límite en un álbum para prelectores y primeros lectores), o quizá a que se distorsiona la perspectiva en pasajes que en realidad corresponden a momentos plácidos, y entonces es cuestión de que el ilustrador habría ido demasiado allá o habría aplicado los recursos fuera de lugar.

    En cualquier caso, creo que corresponde reproducir aquí las palabras ajenas tal cual cada uno las ha dicho y las firma; y como no es fácil ni es frecuente que nadie exponga peros (ni grandes ni pequeños), también lo agradezco, porque la verdad es que siempre da que pensar.

  3. Yo tampoco entiendo muy bien lo de la falta de tensión y el abuso del ángulo aberrante; quizá se refiera a la ilustración de cuando saltan la valla: el ángulo aberrante se usa en ella y no es una acción de huida, sino de seguir un viaje (Ratón) y de emprenderlo (Perro). Caramba con estos críticos, lo que se fijan. En cambio, en la escena en que Ojobrusco se sale del encuadre y nos imaginamos cómo engulle a Elefante por la expresión de Ratón, sí hay acción en el texto. Bueno, y en las otras, luego.
    Yo solo sé que cuando se lo he contado a los niños, dejándoles también ver las ilustraciones, se quedaban con la boca abierta 🙂
    Un beso.

  4. Como suele decirse por estos lados: “no importa que hablen mal o que hablen bien; lo que importa es que hablen”.

  5. Ana, Germán: gracias por los comentarios.

    Yo no soy experto en ilustración, así que no puedo juzgar. Pero sigo pensando que como abunda más el elogio que la crítica (ahora en el sentido de indicación de posibles excesos o errores de enfoque), me sienta bien. En cuanto a lo del texto, al no entenderlo, no le doy más vueltas. No es fácil escribir en casillas de texto limitado, por otro lado.

    Germán: según se mire, coincido, en la medida en la que pueda enriquecer. Pero según se mire, quizá la frase es demasiado poderosa.

    Un abrazo

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s