Una foto de familia

darabuc-ojobrusco-olhobrusco-olharapo-quickeye-oeil-brusque-c

Reconozco que la mesa de la imagen me supera. Para empezar, no lo habría dicho nunca, ni soñado siquiera. Además, como traductor de profesión, solo puedo encontrar un placer especial en que me traduzcan, verbo que siempre tiene (o debería tener) algo de mimo y caricia. Repaso lo que otros dicen que yo cuento y me parece verme en espejos que me reflejan con la cara de otro, soy y no soy, me multiplico, dejo de ser, empiezo a ser quizá en esa medida.

En el código social imperante, me pregunto si esto tal vez se confundiría con un «éxito». Para mí no tiene nada que ver. El éxito del que imagina cuentos no se puede medir porque adopta formas mucho más íntimas, caseras, personales, de libro a niño, de niño a adulto (formas como esta). Y en cuanto a los detalles económicos —«¿Y qué haces con las estrellas?» «Las administro. Las cuento y las recuento. Es difícil. ¡Pero yo soy un hombre serio!»—, hablamos de ediciones con tiradas muy cortas, perfectamente inapreciables en la galaxia de los libros.

No. Lo que a mí me admira es el eco. Lo que me hace feliz es ver cómo uno jugó a tirar la piedra y, por fortuna, sigue rebotando sobre el agua, donde ya no la veo, aunque a veces se da la casualidad y la oigo. Se deshace y funde en parte con la tradición oral de la que nació. Se vive como propuesta válida en algunas familias. Algún niño adopta sus palabras porque le parece que tienen un sentido útil para seguir progresando en su diálogo, maravilloso y difícil, con el mundo...

Said and done: a huge kiss for everyone.

Anuncios

12 Respuestas a “Una foto de familia

  1. ¡Enhorabuena, traductor traducido!

  2. No lo dudes: la piedra sigue rebotando.

  3. Me ha gustado muchísimo cómo describes en tu último párrafo lo que te admira del hecho de publicar un libro. Felicidades.

  4. ¡Gracias, Elisa!

    *

    Gràcies, Montse. I tanmateix, que hagi de ser més fàcil tenir-lo en italià o francès que en català…

    *

    Gracias, Fátima. Había un cosquilleo raro en la garganta… Supongo que a veces escribimos por voluntad, y otras, porque lo pide el cuerpo.

    *

    Un bisou par tous / um beijo para todos / a kiss for everyone!

  5. Bueno, bueno, ¡qué familia tan bien avenida! Comparten aficiones porque a todos les gusta conocer mundo y aprender idiomas.

    Hala, hala, ve sacándote el carnet que Ojobrusco va camino de convertirse en familia supernumerosa.

    Te veo en una nube, Gonzalo. Que sea en hora buena.

  6. debe ser rarísima esa sensación de verse con un vestido diferente. En la traducción, decía Pascoli, lo de fuera debe ser nuevo, lo de dentro, quedarse como está. ¿Es posible? ¿Y hasta dónde lo de fuera es “sólo” la lengua? ¿Y al cambiarla no cambia lo de dentro? ¿Y…? Siempre me hice estas preguntas . Ahora viene Darabuc y dice: Soy y no soy, me multiplico, dejo de ser, empiezo a ser…¡Tenía que ser un traductor el que lo explicara tan sencillo!

  7. Commedia:

    Lo que dices es muy bonito, pero en la guardería me miran mal. ¡Y todo, porque mis hijos tienen tentáculos y de vez en cuando, desayunan! 🙂

    *

    Mercedes:

    Pues suerte que lo he explicado bien… Yo tenía la sensación de que iba a venir Heidegger a pegarme por haberle privado del récord Guinnes a la explicación más abstrusa. (O ese otro envidioso, el de la calavera. ¿Cómo se llamaba? El de ser o no ser… Solo que ese no me preocupa tanto, era más paradito. Sin embargo, si Heidegger me atiza con El ser y el tiempo en tapa dura…)

    Un abrazo

  8. Espero que la versión en castellano la distribuyan muy pronto en México.

    ¡Felicidades!

  9. Gonzalo, genial lo que haces y por supuesto te mereces ese reconocimiento, que a veces en términos generales no son muy grandes, pero para uno mismo es lo mejor que te puede pasar, te llena y te hace seguir adelante con este mundo tan complicado pero que te puede aportar tanto con tan poco. Enhorabuena y a seguir así!

  10. Enhorabuena por ese despliegue idiomático, justo recorrido para una historia original y clásica, con la viveza de los cuentos que duran. (El otro día en la Feria Librera de un Lugar Cuyo Nombre No Viene al Caso, encontré un ejemplar de La vieja Iguazú, a la que probablemente no le hubiera importado incorporar a su repertorio contador a este monstruo…)
    Un abrazo

  11. Enhorabuena, Gonzalo.
    Se nota que hablas con ese picorcillo en la garganta. Me gusta mucho la imagen del eco. El tuyo es mágico: gritas ¡Ojobrusco! y resuena ¡Olharapo! ¡…ilbrusche! !…ckeye!
    Abrazos de letras
    Javier.

  12. Muchas gracias, Heidi, Aitor, Alfredo (hace poco me apuntaron a tu espacio desde VenUSA) y Javier.

    Creo que (por una vez) me quedo sin más palabras.

    Un abrazo

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s