Historias secretas del espacio, de Joan Manuel Gisbert

Historias secretas del espacio, de Joan Manuel Gisbert, es uno de los muchos libros del autor que abre las puertas al misterio, con una fe poderosísima en lo que quizá cabría denominar «lo real increíble». Tres astronautas suelen celebrar una reunión anual en el hostal de El Corzo Gris; se trata de un encuentro estrictamente privado, al que nadie más puede asistir, en cuyo transcurso refieren un relato crucial de su experiencia del año pasado (un relato literario completo, incluido el título; la fe de Gisbert en el misterio corre en paralelo a la defensa de la literatura como útil de conocimiento). Thomas Braun, el joven hijo del posadero, que se halla «en el umbral de ser mayor», aprovechará la ocasión de servirles para escucharlos desde un escondrijo y, con ello, hacerse con su primer secreto, «un secreto formado por secretos del espacio».

Miré la esfera como nunca había mirado cosa alguna. Al principio no vi más que su luminosa superficie.
Después, poco a poco, mi mirada fue capaz de atravesarla porque ella se fue haciendo transparente, como si quisiera mostrarme su interior.
Me dije varias veces que estaba ante un desconocido objeto del Universo. Tenía que estar preparado. A partir de aquel instante algo extraordinario podía ocurrir.
Entonces me pareció que la gran esfera se abría.
Al mismo tiempo noté que yo flotaba. Me salí de la silla metálica suavemente y fui descendiendo, ligero como el aire, hasta el mismo interior de la esfera.
Allí todas mis sensaciones cambiaron, excepto la de flotar en el vacío. Me parecía haber recorrido en segundos una distancia incalculable.
Vi, como nunca lo había visto o imaginado, el infinito de los espacios. Vi nacer estrellas en remotas galaxias. Vi nubes de polvo cósmico incandescente. Vi la espiral de gigantescas nebulosas. Vi agujeros negros cósmicos que se tragaban luceros erráticos. Todo era fascinante.
Escuché el silencio supremo de los mundos, el rumor deslizante de los cometas, el crujido del deshielo en planetas glaciales, las explosiones de energía en soles aún sin nombre, los fragores de muerte de una estrella y el aliento de la vida en miles de cuerpos siderales.
Entonces, con una lucidez desconocida, comprendí qué era la esfera: ¡un espejo total del Universo!
Pero eso sólo podía comprenderse estando dentro de ella, como yo estaba.
Había tenido la inmensa fortuna de encontrarme allí en el momento en que la esfera mostraba su verdadera naturaleza.

(«Lo más hermoso del mundo»)

darabuc-toni-garces-gisbert-historias-secretas-espacio

Ilustración de Toni Garcés, de un pasaje anterior del mismo cuento

  • Cito por la edición de 1995, ilustrada por Toni Garcés: Edebé, Tucán (verde, 75), ISBN-10: 84-236-4191-0.
Anuncios

6 Respuestas a “Historias secretas del espacio, de Joan Manuel Gisbert

  1. Pues a mi este libro no me gustó nada, lo abordé con muchas ganas porque todo lo de Gisbert me maravilla, pero me quedé algo decepcionada y ni siquiera se explicar el porqué.

  2. Gracias por tu comentario, Clara.

    Yo lo pasé bien. A mí (dicho sea del todo personalmente), a veces Gisbert me resulta algo excesivo; sobre todo, tal vez, en sus primeros libros (que sin embargo tienen una fuerza particular, casi borgeana). Este, por su propia estructura, ataca cuatro frentes, el del niño que escucha y crece y el de los tres cuentos, que se dirigen de forma diversa al misterio y a la poesía. Me pregunto si eso lo hace más accesible, pero a la vez le resta fuerza.

    Un abrazo (para todos)

  3. A mi este libro me gustó muchísimo, aunque he de decir que la primera vez que lo leí apenas tenía 8 años. Aun y así lo he releído en diversas ocasiones desde entonces y me sigue pareciendo fascinante.

    Desde mi punto de vista actual pienso que la forma en que está narrado deja un tanto que desear, pienso que utiliza un lenguaje algo pobre y escueto, quizá demasiado enfocado al público infantil, pero las histórias dentro de la história que cuenta son maravillosas.

    Creo que en caso de desarrollarse más podriamos estar ante un libro con mayúsculas, e incluso podría hacerse una muy interesante película.

  4. Hola, Laura:

    Muchas gracias por tu comentario. Me da que pensar varias cosas.

    Primero, coincido en que la estructura del libro es muy cinematográfica, de gran pantalla, incluso. Hay varios libros de Gisbert donde la palabra se desborda y uno se pregunta qué habría hecho de haber sido cineasta, o quizá animador. ¿Habría sido medio Buñuel y medio Tim Burton? Desde luego, a mí me habría gustado verlo.

    Luego está el problema de que, aunque la literatura infantil y juvenil no existe –para mí, o es literatura, a secas, o no es nada–, lo cierto es que si quieres que te pueda leer, comprender y disfrutar un lector de 8 o 10 años no te vale todo. No, al menos, para una mayoría de lectores. Es una obviedad, según se mire, pero creo que vale la pena recordar la paradoja del sin-límite-con-límites porque probablemente Gisbert es de los autores con un vocabulario más rico, dentro de la media de la novela infantil (8, 10, 12 años). Así que el problema quizá sea del género en su conjunto, más que de esta novela en concreto. Y entonces se le puede dar la vuelta a la tortilla: gracias a Gisbert y autores semejantes, que se esfuerzan por educar nuestra imaginación literaria de un modo accesible, luego podemos leer propuestas más exigentes (a cambio de que los zapatos viejos se nos queden pequeños).

    (Yo personalmente siento “en mis carnes” esta paradoja porque al escribir cuentos que se publican como álbumes, siempre tengo que ajustar “a la baja”, en cierto sentido. El marco de los 3 a 7 años permite algunas cosas, pero otras muchas, no. Hay álbumes muy bonitos cuyo texto despista a la mayoría de los lectores de su edad teórica; son libros para adultos, en realidad, o para una mediación muy lenta y condicionada, y con más probabilidades de que no funci0ne.)

  5. 5º A de primaria Barrutia

    Somos alumnos y alumnas de 5º de primaria del colegio público Barrutia (Arratzua- Bizkaia).
    Empezamos a leer el libro a la vuelta de las vacaciones de verano, en sesiones de media hora cada semana. Al principio nos pareció difícil aunque emocionante. Lo acabamos de terminar y nos ha gustado mucho a algunos y bastante a otros. Hemos disfrutado de la lectura y las aventuras del espacio. A ver si encontramos otro libro interesante. Un saludo.

  6. Hola, 5º A:

    Os felicito por la iniciativa y os agradezco el comentario, tan claro y respetuoso, sobre vuestra experiencia.

    Suerte con las próximas lecturas.

    Darabuc

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s