Francisco Meléndez, enjaulado

No, esta no es una noticia de sucesos. Trata de otro asunto bastante más interesante: ¿cómo se mueve un puro animal de la ilustración, como el complejo, barroco, inquietante, personalísimo y por desgracia casi desaparecido de la LIJ Francisco Meléndez cuando se lo enjaula en páginas pequeñas y una sola tinta?

Que respondan las imágenes, claro está. (Pulsad para ampliarlas. Sobre Meléndez, vale la pena leer lo mucho que ha escrito y recopilado Jacobo Muñiz, incluida una nota de Koldo Barroso.)

1 y 2: Gabriele Heiser, Jacobo no es un pobre diablo, SM, 1987.
3: Gloria Cecilia Díaz, El valle de los cocuyos, SM, 1986.
4 y 5: Roberto Espina, La carpa de Trufaldino, Arbolé (Titirilibros, 7), Zaragoza, 1997.

5 Respuestas a “Francisco Meléndez, enjaulado

  1. Hola, Gonzalo. Mmm… en mi opinión, la respuesta a tu pregunta es: disolviendo las rejas de la jaula, de manera que uno se olvida del formato del libro, por muy cutre que sea, al contemplar sus ilustraciones.
    Por cierto, muchas gracias por tu mención. Realmente, la entrada más biográfica acerca de Meléndez que se puede leer en mi página no la escribí yo, sino que es un artículo escrito por Koldo Barroso. Las demás sí son mías.
    Un abrazo.

  2. Lo cutre del formato y la reproducción es una especie de prueba de fuego para cualquier ilustrador, pero para un barroco (por intentar decirlo en una sola palabra), quizá es más interesante aún. No sé, cuando Antonio Santos reinventa las dos tintas del CEPLI con juegos de cartulina hablamos de un autor que ya ha experimentado mucho con la sencillez de medios. Pero Meléndez lleva dentro a El Bosco, en cierta medida. Es curioso cuánto puede llegar a caber en el gris apagado de algunos libritos.

    Creo que tienes razón en que no le he hecho justicia a la parte de Koldo Barroso, aunque fuera con la buena intención de no cargar de más la nota. Ahora reviso la redacción.

  3. Pingback: Exposición de Francisco y Alfonso Meléndez en Zaragoza « Darabuc · literatura infantil e ilustración

  4. Impresionante el trabajo de Francisco. Lo acabo de descubrir y me ha quedado perplejo!

  5. Busca sus libros, si tienes ocasión; me refiero a los que concebía de arriba abajo, texto e imagen. Es un mundo propio.

    Un saludo cordial

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s