El Pampinoplas, de Consuelo Armijo, con ils. de Antonio Tello

Dentro de la literatura infantil, existe como género propio el de las aventuras de nieto y abuelo, por lo general con toques de humor y disparate. Un buen ejemplo, simpático y bien ajustado, me parece el de El Pampinoplas, de Consuelo Armijo (más conocida, probablemente, por la serie de los batautos), un libro que abrió la colección azul de El Barco de Vapor y aún se reedita con las mismas ilustraciones de Antonio Tello.

Poliche va a pasar un mes a la casa de su abuelo, que vive «en mitad del campo». El abuelo resulta ser un viejo divertido, alocado, despistado y humano, capaz al mismo tiempo de inventar una bicicleta que no funciona en absoluto y terminar con una bicicleta a vela. A lo largo de la historia, varios de los ancianos de aquel lugar medio abandonado se redescubren, arreglan sus desencuentros pasados e incluso se disfrazan de niños para armar una fiesta especialmente concurrida para Poliche, quien entre tanto ha ido investigando y trazando un mapa de aquella zona casi por descubrir. Impera el humor, con una narración irónica que en unas ocasiones cede espacio a una faceta de humor de cachiporra, casi titiritero, y en otras se acerca más bien al nonsense, como el refugio del Pampinoplas, perfectamente oculto por estar pintado de arbusto y que, tras una pelea, queda inservible porque ha caído del revés.

«La bicicleta salió algo original, pero andaba que se las pelaba. Me refiero sobre todo a cuando iba cuesta abajo.
—¡No vayas tan deprisa, Poliche, y tira de la cuerda hacia la derecha! —gritaba el abuelo, que iba sentado en la parte de atrás.
El abuelo y Poliche habían trabajado mucho para hacer la bicicleta. Todo salió a la primera, menos algunas menudencias: por ejemplo los pedales, que en vez de menear las ruedas meneaban el asiento arriba y abajo, arriba y abajo. Poliche se había pasado horas pedalea que te pedalea subiendo y bajando, subiendo y bajando.
—Te vas a marear —decía el abuelo—; quita, quita que lo voy a arreglar.
Y don Agapito, después de pensarlo mucho, decidió suprimir las dos cosas: los pedales y el asiento.»

Anuncios

13 Respuestas a “El Pampinoplas, de Consuelo Armijo, con ils. de Antonio Tello

  1. Este libro se lo ha leído mi hija Laura, y le encantó. Yo le preguntaba cada dos por tres “¿Qué tal el Pampimplolas?”, “El Pampinoplas, mamá”, me corregía. Se me lengua la traba con el título 🙂
    Tan contenta estaba yo de que le hubiese gustado que le saqué Los batautos. Me dijo que bueno, que no estaban mal, pero que era mucho mejor el suyo de El Pampinoplas. “¿Qué? ¿Pero te has leído esto de…?” y empecé a disfrutar de nuevo como una enana con mis batautos mientras Laura se perdía en sus cosas.
    Cuando los descubrí de pequeña, recuerdo que hasta hice una vez una tarta de patata cruda con chocolate para el cumpleaños de mi madre. Ah, los batautos… Con un rey que se alegraba si hacían volteretas, eso sí que era un mundo feliz, hasta con el más gruñón de ellos.
    Un beso.

  2. Algún día quizá haya que hablar de la “edad ingenua” de nuestra literatura infantil. No tengo muy claro que ahora el ánimo conjunto de escritores y lectores pida batautadas. Quizá la sociedad está más nerviosa, aunque eso es difícil de saber: quizá lo está menos y se encara más directamente con los problemas. No lo sé. Armijo me parece en cierta medida una “hija de Antoniorrobles”, por decirlo de alguna manera. Humor sin miedo a lo grotesco, solución pacífica de los conflictos, pero no forzada, sino natural (la que se da cuando antes del enfrentamiento media una sonrisa)… A mi modo de ver, es algo distinto de la voluntaria “educación en valores”: lo recibo como una concepción de la vida, no como una voluntad pedagógica.

    Un abrazo

  3. He vist el dibuix i se m’ha posat la pell de gallina. Les aventures de don Agapito i Poliche les vaig llegir fa mooooolts anys. No recorde la història, perquè era molt menuda, però he reconegut els dibuixos. Ara que, per faena, en preste atenció, m’ha sorprés el fet d’haver-los reconegut quan fa una eternitat que els vaig veure. Perquè després diguen que els dibuixos només il·lustren!

  4. Hola, Begonya:

    Ja tens raó. Hi ha moltes àncores del record, del plaer i del plaer recordat. Suposo que igual que una olor ens pot dur la nostra àvia, o una cuina en família, o unes tardes de camp, una sola imatge pot bastar per a dur-nos enrere de sobte. L’altre dia ho pensava jo de la Pilarín Bayés i ho comentava també la Fe de l’Espolsada.

    El que suposo que també vol dir tot plegat és que val la pena lligar al màxim la literatura, quan volem fomentar la lectura, amb tots els altres sentits. Que ja hi va, és sinestèsica d’arrel; però així i tot, també es pot fer a gratcient, musicar-la, il·lustrar-la, posar-li tacte i olor. Ni que sigui per haver sembrat al màxim pensant en el moment de davallada lectora que tothom anuncia com a habitud a l’adolescència (o en general, qualsevol crisi de lectura), per tal que sigui més fàcil de recobrar més endavant.

    Una abraçada

  5. Uno de los primeros libros que me leí y releí hasta la saciedad, qué risas me eché de pequeña con el Pampinoplas!

  6. Yo no recuerdo haberlo leído de niño. Pero ahora sí me eché unas risas, jeje.

  7. Un libro buenisimo vayas risas ,los dialogos del absurdo,y las ilustraciones ….la serie en TV para cuando????

  8. No sé si la caja tonta sabe adaptar libros listos (por gastar una broma tonta).

  9. el resumen solo es el principio es muy corto

    • Ya… Supongo que te han mandado leerlo, ¿no? La parte mala es que “tienes que” leerlo; la buena, es que en cuanto te pongas es fácil que lo disfrutes. 🙂

  10. Fome wn tienen qe poner descargas de los libros

  11. Nada por la derecha, nada por la izquierda…sólo hierba y algunas vacas… ¿Os suena? llevo esa frase en mi cabeza desde hace muchísimos años, cuando no podía dejar de leer El Pampinoplas.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s