Premio Arte y pico y otras cadenas que me causan sensaciones contradictorias

Recientemente, varias personas han tenido la amabilidad de escoger este blog como receptor del “premio Arte y pico”. Que yo sepa: Elisa, en Actimoliner; Merche, en Educadultos; María, en Enmilbatallas (“premio Desafío”); y en catalán, Roser, en Antaviana, y Dolors, en Poemem. ¡Gracias! Lo entiendo como un estímulo para seguir en los ratos malos, cuando poner una palabra en el blog puede costar una hora que —el tiempo es limitado— le robo al trabajo o, peor, a mi gente. Para pensar que importa dedicar ese tiempo a escoger la imagen o rehacer una frase por décima vez. (Con amor a lo bien hecho, pero sin caer en el blogoholismo, por decirlo con la facilidad inventora del inglés.)

La cuestión es que, aunque eso me da una alegría y me supone un estímulo, por lo general doy las gracias y rompo la cadena. Para que no se entienda como un desprecio, quizá convenga que me explique. Soy algo particular a este respecto. (O no tanto.)

Seleccionar es una gaita: me resulta incómodo, antes y después de decidir. Como en este blog ya selecciono poemas, libros e imágenes y, en cierta medida, recomiendo (aunque en lo posible, quisiera contar sobre todo cómo me ha ido), tengo mi cuota de algo que cumple su función (pues nadie puede leer todo lo que se publica y yo, ni siquiera la décima parte de lo que desearía), pero que además me agota. Aunque sea bonito, útil, sano, vivo y permita compartir: lavorare stanca.

Por otro lado, le tengo auténtica tirria al mecanismo. Formalmente, algunos de estos premios se parecen demasiado a la vieja carta de la pesetita y a tantas formas de correos en cadena que saturan los buzones informáticos con mala o a veces excelente intención. Será un prejuicio, no lo niego. Lo malo de un autor es que la rabia a los mecanismos le llega muy hondo. Pedidle a quien le tiene fobia a la rima que os haga un soneto: moriréis de un sonoro versolibrazo. (Y a la inversa, lo que quizá sea peor, si encima el sonetista es malo.)

Y también pienso que, matemática en mano y con su parte de broma, si cada receptor concede el premio recibido cinco o hasta siete veces, mejor lo damos ya por “concedido general”, antes de inundar el mundo de ratonpremios sin fin. Ni la blogosfera crece tan aprisa…

Hay otro aspecto que me resulta extraño, aunque no negativo: en algún caso, la distinción me la conceden personas con las que no recuerdo haber hablado. Para mí, que soy un fan de los comentarios, que veo la vida de los blogs en el espacio inferior de los posts, más que en el superior, es curioso. No es que no lo entienda. Por mil razones, yo también leo espacios en silencio. Pero suma otra contradicción.

Sin embargo de todo lo anterior, los premios, los memes y las cadenas en general tienen varias funciones que me parecen geniales y he visto defendidas con pasión. La primera: te están invitando a sentarte a la mesa, a unirte a la charla, y con un gesto de amistad expresa. Luego, conoces mejor al que escribe, al haberlo obligado a salir de la comodidad que él se reserva en la casilla blanca y solitaria de su pantalla. Y muchas veces, los enlaces siguientes dan al que visita oportunidades de conocer espacios valiosos que quizá desconocía. Todo eso hace cadena en el buen sentido. Amabilidades, sentidos, posibilidades, viajes encadenados.

Sumando lo malo y lo bueno, por lo general rompo la cadena sobre todo por el cansancio crítico. Prefiero ir reseñando espacios de vez en cuando, o integrando las referencias en algún comentario. Aun así, haré una excepción: una lista de algunos sitios que me gusta visitar y, no obstante, por razones de lengua o tema no han aparecido aquí (o no con frecuencia). Al que le haga ilusión, le concedo con eso el Arte y pico.

Y una excepción a la excepción: entre los que visitan más o menos habitualmente este espacio, aprovecho que algunos están de enhorabuena para animaros también a visitar sus páginas de forma expresa:

  • El ilustrador Miguel Tanco, porque acaba de publicar Lucas, el fantástico.
  • El escritor Pedro Villar, que tiene a punto de salir Los animales de la lluvia.

10 Respuestas a “Premio Arte y pico y otras cadenas que me causan sensaciones contradictorias

  1. Mmmmm. No tengo el gusto de conocer esos premios de los que hablas, pero por lo que cuentas, me suena (y lo digo sin ánimo de ofender) a esas actividades de onanismo endogámico, tan comunes en la blogocosa, que no digo que no tengan su parte positiva, como descubrir nuevos blogs entre tanta “oferta”.

    Aún así, como de bien nacidos es ser agradecidos, y a nadie le cae mal un reconocimiento, gracias por incluir a titerenet en la lista de agraciados. Es la primera vez que leo la palabra “premio” cerca de “titerenet” en 9 años de faena. Qué cosas😉

    Y sobre lo que comentas de los comentarios, valga la redundancia, debes ser un espécimen raro en el mundo blogero-cultural, que no se destaca precisamente por la conversación pública y abierta.
    Felicidades por el blog, y a seguir escribiendo.

  2. Hola, Bolo.

    No sé si es tan excepcional. La diferencia quizá sea que tú te mueves principalmente en blogs de profesionales que no viven sino del trabajo que venden. En cambio, aunque yo hablo de mí a veces, lo más frecuente es que hable de otros. Y muchas de las personas que pasan por aquí son maestras o madres (el femenino cuadra mejor a la gran mayoría, en este caso), dos condiciones que generan muchísimas dudas y se benefician directamente del diálogo, casi lo exigen. (No digo que el arte no. Yo creo que sí. Pero la crítica es peliaguda cuando afecta al pan que comemos. Si no me gusta el libro de un ilustrador o un escritor, no me iré a su casa a decirle que me parece un zote.)

    Eso no quita que el fenómeno de los blogs sea particular. No sé por qué razón, tu comentario me ha hecho pensar igualmente en wikipedia: las páginas de algunos usuarios están llenas de estrellas y premios diversos otorgados por otros usuarios. Algunos artículos lucen estrellas como “destacados”. En parte será un estímulo, en parte serán camarillas (wikipedia tiene batallas casi sangrientas, a veces), en parte será necesidad de afirmar la propia calidad, de dar sentido a un esfuerzo voluntario que a veces quizá te haga dudar de si vale la pena… No sé.

    (En cualquier caso, el origen de la nota está en que ha coincidido una serie de azares, me ha parecido necesario explicarme y quizá más aún, entenderme. Pero no es mi interés principal, que en este espacio de aquí sigue siendo la literatura y la ilustración.)

    Un abrazo,

    Gonzalo

  3. ei Gonzalo,

    jo també hi renuncio a les cadenes, que bé conèixer algú que també les trenqui…

    una abraçada

    anna

  4. Hola, Anna, també la Júlia ho deia a La panxa del bou. Suposo que la xarxa és tan gran que hi cabem ben bé tots, tranquil·lament, cadascú amb el seu criteri…

    Una abraçada

  5. Hola Darabuc, mil gracias por la referencia.
    Creo que tus reflexiones son adecuadas y quizás sea problema de la intangibilidad de los resultados de un blog, pero sabemos que mucha gente los lee y son creadores de opinión , que le llaman. A mi me fascinan por su libertad y la terapia de diván que te dan.
    Gracias por tu trabajo , como decía el agnostico Borges “que se encienda una luz, si nadie la vé Dios lo hará”. Un saludo!!

  6. Hola, Miguel, algo de terapia de diván hay en esta nota, como bien dices. Si me vale para entenderme y, a la vez, que no se vea desprecio en mi decisión, perfecto. Aunque espero que sea una nota excepcional, tanto por su extensión como por focalizar la mirada hacia uno mismo.

    Un abrazo

  7. Hola Gonzalo y demás buenas gentes. He pasado a saludar, a agradecerte la referencia a “Los animales de la lluvia” y a invitarte a un café…
    El libro entra el lunes en preimpresión, ya conoces Gonzalo esa sensación, ¿verdad? Un abrazo.

  8. Enhorabuena de nuevo, Pedro. Conozco la sensación, aunque de más lejos (Cuenca menos que Pontevedra, eso sí). Tú casi podrías acercarte a visitar la imprenta, ¿no? A poco y, afinando el olfato, te llega el olor del papel…

    Un abrazo y gracias por el café

  9. Gracias por la mención, Gonzalo. Comparto tus argumentos, y hace poco también hablé del premio Arte y Pico en un post.

  10. Ben cert, m’havia passat per alt.:/ La teva expressió del “jurat unipersonal” em sembla una bona forma de transmetre la sensació que m’incomoda, com si un fos qui per a repartir des de dalt estant.

    Bon cap de setmana!

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s