El pollito de la avellaneda, de Antonio Rubio y Gabriel Pacheco

Antonio Rubio, del que ya hemos recogido un poema, que luego se convirtió en un juego, ha trabajado también en la adaptación de cuentos populares.

El pollito de la avellaneda, editado por Kalandraka, es un cuento acumulativo —fácil de contar incluso para los que se atrevan poco— en el que un personaje tiene que conseguir toda una serie de objetos para resolver un problema urgente («¡Ande, no se haga de rogar / que se me puede ahogar!»). Las ilustraciones de Gabriel Pacheco son claras, expresivas y con rasgos de humor e irrealismo. La combinación es, a mi modo de ver, excelente, y funciona bien con niños de unos tres años en adelante.

2 Respuestas a “El pollito de la avellaneda, de Antonio Rubio y Gabriel Pacheco

  1. Vídeo de Carmen Salvador contando el cuento.

  2. Roberto Mezquita y Bernardo Carvalho han publicado otra adaptación de esta tradición popular: El gallo Traganueces. El miércoles publicaré una noticia sobre su presentación en Mundanalrüido.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s