Archivo de la etiqueta: poemas tradicionales

Nanas tradicionales: Ven, sueño, ven

.

Ven, sueño, ven,
por aquella cuesta arriba.
Ven, sueño, ven,
verás mi niña dormida.

.

  • De Carmen Bravo-Villasante (ed.), China, china, capuchina, Miñón, Valladolid, 1981.

Nanas tradicionales: Perejil y cilantro

.

.

Ea, ea, ea.
Perejil y cilantro
y alcaravea.

.

.

Dime, ramo verde, cantado por Joaquín Díaz

.

Dime, ramo verde,
dónde vas a dar,
porque si te pierdes
yo te iré a buscar.
Si me pierdo que me busquen
al lado del mediodía
donde cae la nieve a copos
y el agua serena y fría.
Dime ramo verde…
Algún día dije yo
que olvidarte era mi muerte
y ahora ya me da lo mismo
olvidarte que quererte.
Dime ramo verde…

.

De las Canciones de Sanabria. El siguiente vídeo figura en el canal de la Fundación Joaquín Díaz en YouTube:

Marzo florecido, seas bienvenido

Hace unos días escuché en Iberfolk, el programa de Manuel Luna en Radio 3, una de esas marzas estupendas del norte de España, cantada por un grupo de voces viejas, si no me equivoco. Dejo aquí la versión que más circula por la red, tomada de esta página de introducción. La versión grabada tenía pequeñas diferencias, como es propio de la tradición oral. Wikipedia trae también dos textos alternativos. La imagen de abajo es de la Ronda La Pozona, de Reinosa.

En el blog de Musgosu podéis ver un vídeo de las marzas de Ruente, grabado en 1986.

(Volvíamos de jugar al escondite entre los pinos y «deyunar» en la «casa de piedra» —el menú de Micaela fue de chocolate con nata, café, sopa con una montañita de queso, pizza y olivas, en ese orden—, con un sol de primavera entrada; y aunque yo esté bastante más al sur, justo comentaban en el programa lo singular que era que este año las marzas no sonaran sobre un metro de nieve. Era antes del temporal, claro.)
.

Marzo florecido / seas bienvenido.
Florecido marzo / seas bienllegado.

A esta casa honrada / señores llegamos
si nos dan licencia / las marzas cantamos.

¿Si las cantaremos / o las rezaremos?
Mas con su licencia / cantarlas queremos.

Escuchen y atiendan / nobles caballeros
y oirán las marzas / completas, de nuevo,

que a cantarlas vienen / los lindos marceros
en primera edad / y en sus años tiernos

como las cantaron / sus padres y abuelos
y hacemos lo mismo / para no ser menos.

Y a lo que venimos / “pa” no ser molestos
no es a traer / y así llevaremos

de lo que nos dieren: / torreznos y huevos,
nueces y castañas / y también dinero

para entrar un trago / porque el tabernero
no nos acredita / si no lo tenemos.

Que es descortesía / y es desobediencia
en casa de nobles / cantar sin licencia.

Si nos dan licencia / señor, cantaremos.
Con mucha prudencia / las marzas diremos.

Quédense con Dios y / vivan muchos años
y también nosotros / los que las cantamos.

Marzo florecido / seas bienvenido.
Florecido marzo / seas bienllegado.

darabuc-iberfolk-manuel-luna-marzas-ronda-la-pozona-reinosa-b.jpg

Juegos y canciones tradicionales para los pequeños: Tilingo tilingo

darabuc-tilingo-tilingo-pedro-cerrillo-elia-manero-versos-para-jugar-y-actuar.jpg

Tilingo, tilingo,
mañana es domingo,
se casa Juanita
con un pajarito.
—¿Quién es la madrina?
—Juana Catalina.
—¿Quién es el padrino?
—Don Pepe el Barrigón.
Quien hable primero
se traga un tapón.
—Yo no me lo trago
porque tengo
las llaves de San Simón.

En otras versiones pueden cambiar los nombres (por ejemplo: «se casa Agapito / con un pajarito»). Esta en concreto, con ilustración de Elia Manero, la tomo de Versos para jugar… y actuar, una recopilación de poemas y canciones tradicionales realizada por Pedro Cerrillo, del CEPLI, y publicada por Alfaguara. Es un libro breve, una buena introducción al género, ilustrada en todas sus páginas. Contiene unos 35 textos, divididos en cuatro secciones: Adivinanzas, Juegos mímicos, Trabalenguas y Rifas y suertes.

En este enlace podéis ver un vídeo de You Tube, con una versión coral, sin calidad de grabación ni reproducción, pero útil para los que, como yo, no recordábamos la música.

Poemas y canciones tradicionales para los pequeños: A la rueda, rueda

darabuc-minze-hierbabuena.jpg

A la rueda, rueda,
de pan y canela,
dame un besito
y vete a la escuela.

En el mes de abril,
acuéstate a dormir,
en la hierbabuena
y en el toronjil.

 

  • Imagen tomada de aquí10px-external-3.png (© Sidroga GmbH, 79713 Bad Säckingen).

 

Tiempo de poesía, con Quico Rovira

… Por el contrario, Alicia y Manuel prefieren resguardarse del sol y buscan una sombra. Aquí, bajo la gran sombrilla, organizan unos juegos de primera. Hoy juegan a los camareros y sirven chocolate frío a cuantos se acercan.

Té, chocolate, café
para servirle a usted.
No se enoje, señor José,
que mañana le traeré
un pan francés,
amasado con los pies
en el año treinta y tres.

(Popular)

Con una estructura narrativa simple y sin pretensiones, y en el marco general de las cuatro estaciones y el paso del tiempo, se van enlazando poemas breves y fáciles, en su mayoría de origen popular y próximos a las coplas, a las canciones de corro y retahílas de juego, alguna adivinanza; en general a las composiciones sencillas que podríamos hallar en aquel estupendo El libro del folklore infantil, de doña Carmen Bravo-Villasante.

El libro se centra en la tradición española, y eso puede ser un defecto cuando hablamos cruzando fronteras, a través de la red, a todos los dominios de nuestra lengua común. Pero tiene una virtud grande, que son las ilustraciones de Quico Rovira. Es un ilustrador clásico; Rovira no es rompedor, ni moderno, ni abstracto, ni dibuja los dos ojos y los dos brazos en el mismo lado del cuerpo. No va a introducir a los niños en los misterios (a veces fabulosos, a veces del todo insondables) del arte moderno, posmoderno y lo que se lleve ahora. Pero es un maestro de la acuarela y, sobre todo, de la dulzura, la ternura y la simpatía. No son palabras que suelan figurar en la crítica literaria, como si al crítico, que es un señor implacable y adusto, vestido de negro, le doliera que alguien le viese un sonrojo en las mejillas. Por mi parte, crítico o lector, pitufo gruñón o Me-gustan-las-flores, lo que debo decir es que no he visto aún un solo libro (o un puzzle o un juego) ilustrado por Rovira que no merezca la pena y no guste a los niños.

Recopilación y textos de Roser Ros
Ilustraciones de Quico Rovira
Barcelona: Timun Mas (Grupo CEAC), 2002
94 páginas ilustradas a color.
ISBN: 84-480-1925-3
Para pequeños lectores